Inversión y trading en materias primas o commodities

El trading en commodities o materias primas es uno de los más populares en los mercados financieros mundiales, siendo uno de los mercados favoritos de muchos traders e inversores.

Como todos sabemos, las materias primas hacen referencia a esos productos naturales que necesitamos para producir otros productos más elaborados en cualquier producción o fábrica.

Así mismo, son también los productos naturales que muchos consumimos en el día a día, como plátanos, manzanas, ternera, trigo, etcétera.

Las materias primas suelen venir divididas en diferentes grupos dependiendo como:

  • Metales: oro, plata, cobre, platino, paladio y los demás metales raros.
  • Energías: petróleo y derivados, gas natural, etanol, carbón, etcétera.
  • Softs: algodón, cacao, azúcar, café.
  • Granos: trigo, maíz, soja, cebada, avena.
  • Carnes: ternera, porcino, manteca, leche, etcétera.

De todos estos mercados, quizá el principal a día de hoy, y el que más afecta a las economías mundiales son los energía y en especial, el petróleo.

Tendremos que diferenciar el trading y la inversión en materias primas, antes de nada, pues ambos conceptos varían bastante la mejor forma de aproximarse a los mismos.

No tiene nada que ver el horizonte y estrategia de un inversor a largo plazo que el de un trader a largo plazo.

La inversión en materias primas

Para invertir en materias primas lo mejor es tener una empresa relacionada con el sector, pero como todo el mundo no puede tener eso, lo más lógico es intentar comprar activos relacionados con el mismo para intentar beneficiarse de los incrementos de precios de las mismas en el futuro.

Comprar las materias primas directamente para inversión, es algo imposible en la mayoría de los casos, pero sí que se puede hacer mediante vehículos alternativos como pueden ser las acciones, el vehículo de inversión más eficiente y rentable que hay a largo plazo.

De esta manera, la mejor manera de invertir en petróleo es comprando acciones del sector, la mejor manera de invertir en maíz es comprando empresas relacionadas, y así con el resto de las materias primas.

Quizá, la única que se puede comprar y guardar sin que la misma se estropee con el tiempo es el oro y algunos de los metales, los cuales podremos almacenarlos de manera más o menos eficiente. Evidentemente, esto no lo podemos hacer con la leche, el trigo o el petróleo.

También hay ETFs de las respectivas materias primas, los cuales replican, o intentan replicar, a los futuros de las mismas. Sin embargo, estos instrumentos son un vehículo de inversión pésimo, pues esos contratos de futuros van destruyendo el valor de nuestra inversión a largo plazo.

En ese sentido, estos ETFs son un instrumento totalmente desaconsejable para la inversión.

Trading en materias primas o commodities

Al igual que con los demás mercados financieros del mundo, como las acciones o las divisas, también se puede hacer traging con las materias primas en casi cualquier instrumento provisto por los brokers del mercado.

Al igual que con el resto de mercados, tenemos varias maneras de realizar trading, entre las cuales están:

Trading con acciones relacionadas con materias primas

Esto lo podremos hacer a través de las acciones mencionadas antes, por ejemplo las de una compañía petrolera en el mercado secundario de acciones.

También lo podremos hacer con los ETFs antes mencionados, que a corto plazo sí pueden servir para realizar transacciones en estos mercados.

Este tipo de operaciones se caracterizan por tener poco o ningún apalancamiento, como con el resto de mercados de acciones. Si queremos apalancamiento tendremos que recurrir a otros instrumentos derivados, como los CFDs.

CFDs materias primas

Con los CFDs podremos operar con apalancamiento con las acciones anteriormente nombradas, siendo el trading similar que con las mismas, pero con más riesgo.

También tendremos la oportunidad de hacer trading con CFDs de materias primas emulando los contratos de futuros de las mismas, en un modelo igual al de estos mercados, pero sin pagar comisión.

No obstante, estos CFDs de materias primas suelen tener spreads muy altos y la mayoría de los mismos no es muy recomendable operarlos, ya que, además, no tienen mucha liquidez.

Algunos de los contratos más aptos para negociar son el CFD del oro y el del petróleo, aunque, aún así, tienen menos liquidez que en los futuros, aunque, por otro lado, ofrecen contratos con tamaños mucho más pequeños y, por tanto, mejor capacidad para operar en cuentas pequeñas.

Otro detalle importante, que concierne al mercado del oro, es que el mismo suele tener problemas de liquidez puntuales y a veces podemos ser objeto de fuertes slippages, a pesar de que la mayor parte del tiempo suele ofrecer buenas condiciones de trading.

Futuros materias primas

En estos activos es donde encontraremos las mejores condiciones para poder operar las materias primas a corto plazo, ya sea intradía o en operaciones más largas.

El único pero de estos activos es el fuerte tamaño de sus contratos, siendo de más de 100.000 dólares el contrato, algunos de ellos, lo cual no es muy aconsejable a no ser que se manejen cuentas de tamaño importante.

Algunos de los contratos más populares son, como en los CFDs, el oro (GC) y el petróleo (CL) o Gas Natural (NG), entre otros.

A diferencia de los CFDs, normalmente habrá que pagar una comisión de compra-venta, pero por otro lado, los spreads son mucho más reducidos, y por tanto, en comparación, más baratos.

Los contratos de futuros principales están en los Estados Unidos, habiendo otros mercados importantes en el Reino Unido (LME) y en Asia.

En estos mercados también se pueden negociar opciones sobre los contratos, lo que nos da otro mercado más para el que guste de las opciones vanilla (clásicas), las cuales son un buen instrumento para hacer cobertura.

Opciones binarias materias primas

Este es el último mercado en incorporarse al mundo del trading con productos derivados.

Al comienzo de estos productos, en 2008, no había mucha oferta de materias primas, pero con los años se han ido añadiendo diferentes activos, siendo posible hoy en día poder comerciar con una buena cantidad de las materas primas disponibles.

La manera de negociar con materias primas es similar que con las opciones clásicas o vanilla pero está más enfocada al corto plazo, con lo que tendremos que tener más cuidado, como con todo tipo de trading en esos periodos.

Materias primas inversión

Las materias primas son uno de los mercados más excitantes que existen, siendo la base de muchas de las economías mundiales, algunas de ellas, totalmente dependientes de las anteriores.

Por lo tanto, si esperamos un gran boom en el precio de las materias primas, una buena manera de obtener buenos rendimientos sería invirtiendo en los países que producen las mismas, como pueden ser Brasil, Rusia, Australia, Argentina, etcétera.

Por el contrario, si las materias primas sufren una gran caída, como por ejemplo el petróleo en 2015, podemos esperar graves consecuencias en algunas de las economías más dependientes, como el caso de Rusia o Venezuela, aunque este último caso va más allá de los precios de las materias primas.

Por lo general, siempre será bueno invertir en materias primas de cara al futuro, sobre todo en las acciones más prometedoras relacionadas con las mismas.

En cuanto al trading, y al igual que con el resto de los mercados financieros, es muy difícil ganar de manera consistente para la mayoría de los traders, con lo cual lo mejor es tomar esta actividad con bastante precaución.