¿Cómo funciona el Carry Trade de Forex o estrategia SWAP?

¿Qué es el Carry Trade?

El Carry Trade o SWAP es una de las estrategias más conocidas y usadas en la historia del mercado del Forex.

Esta estrategia consiste en comprar un par de divisas en el cual la divisa base tenga un interés mayor que la otra divisa. O al revés, si decidimos vender el par, entonces la segunda divisa debería tener un interés mayor que la base.

Esto es así porque los diferentes  bancos centrales del mundo tienen diferentes tipos de interés para sus divisas, lo que provoca que cuando invertimos en un país o región estaremos disfrutando de mayores beneficios por interés que en otros.

Esto ocurre porque los diferentes países tienen diferentes ciclos económicos y comportamiento en sus economías.

En unos países podremos comprar letras del tesoro a un año al 0,1%, mientras que en otros las podremos comprar al 3%, de ahí que los flujos de inversión internacionales intenten ir allá donde haya buenos rendimientos en los bonos internacionales, pero sin olvidar que hay divisas con un alto riesgo de devaluación, como el bolívar de Venezuela.

Por ejemplo, a día de hoy (10/06/2015) tendríamos los siguientes tipos de interés:

EEUU0.25
Euro0.05
Japón0.1
UK0.5
Suiza-0.75
N.Zelanda3.5
Australia2
Turquía7.5
Rusia12.5
Brasil12.75

Como vemos, la mayoría de los principales bancos centrales del mundo avanzado tienen tipos de interés casi en cero, con alguno como el caso del Banco Central suizo, con tipos negativos.

Otros bancos centrales del mundo tienen tipos de interés mayores, sobre todo los de las divisas de los países emergentes, como Brasil, Rusia, India, Turquía.

Por ejemplo, en el caso de Turquía tenemos un tipo de interés del 7,5% mientras que en los Estados Unidos tenemos un 0,250%.

Si decidimos comprar un lote (100.000) unidades del USD/TRY (cambio del dólar americano con la lira) tendríamos que pagar un interés negativo de al menos 7,25% (7,5 – 0,25%), por mantener esa posición cada día, con lo que podemos ver lo caro que es operar contra la lira turca. Aunque deberíamos hacer dos aclaraciones.

Problemas con la estrategia Carry Trade

La primera es que normalmente, cuando compramos o vendemos divisas en un bróker de Forex, terminaremos pagando más de lo que marca el tipo SWAP del carry trade, ya que el bróker suele añadir un pequeño mark-up como una especie de comisión, así que en un caso como este lo normal sería pagar algo así como 7,25% + 1%, es decir un 8,25%. Y en el caso de ir alcista en la lira turca, cobraríamos un 6,25% (7,25 – 1).

En este caso, si compramos 100.000 USDTRY pagaríamos unos 22,86 dólares al día por mantener esa posición. En un año resultaría en 8343 dólares.

Segundo, es un hecho bastante recurrente el que las divisas que pagan mayores tipos de interés, sobre todo las de los países emergentes o del Tercer Mundo, tienen una tendencia a depreciarse a largo plazo muy fuerte con respecto a las que pagan pocos intereses, o en muchos casos ninguno, como el caso del yen japonés, dólar, euro o franco suizo.

Esto lo podemos ver en los gráficos a largo plazo de muchas de las divisas emergentes a largo plazo con respecto al dólar.

La mayoría de estas nos habrían dado rendimientos positivos en términos de interés, pero también habríamos tenido importantes pérdidas de capital, en algunos casos, desastrosas.

Por ejemplo, el caso del USDTRY nos muestra cómo, a pesar de estar ganando un 7% en interés al año por efecto de los tipos SWAP, estaríamos perdiendo mucho más en la mayor parte de los años por efecto de las depreciaciones de capital.

Por eso, no debemos creer que vayamos a ganar fácilmente con este tipo de estrategias.

Al igual que con el resto de métodos de inversión, tendremos que estudiar a fondo el mercado y las condiciones antes de intentarlo.

En el caso del carry trade, solía ser muy usado en los pares de divisas avanzadas, sobre todo con respecto al yen japonés, pues este lleva muchos años con tipos cercanos al cero por ciento, mientras que el euro, dólar, libra o dólar australiano, tenían tipos de interés más cercanos al 5 o 6%, con lo que grandes cantidades de dinero apostaron por esos pares años atrás, obteniendo grandes beneficios con ello, pues hubo épocas en las que el euro ganaba tanto en interés como en capital con respecto al yen, por ejemplo.

 

Carry TRade libra yen
Por ejemplo, un par muy usado en el carry trade de principios de los 2000 fue la libra con el yen, la cual fue una gran operación hasta que llegó el 2008

 

No obstante, esas estrategias sufrieron graves reveses y fracasos en la crisis del 2008, cuando el yen se apreció de manera dramática con respecto al resto de las divisas, destrozando muchos de aquellos que no supieron salir a tiempo de la operación.

Como dijimos, en los últimos años, esta estrategia se ha vuelto casi inexistente en los pares de las divisas avanzadas, debido a que todas están en tipos de interés casi iguales y cercanas a cero.

La única que aún mantiene un tipo más o menos elevado es el dólar de Nueva Zelanda, al 3,5%, pero lejos de décadas anteriores.

Por lo tanto, podemos decir que esta estrategia es bastante arriesgada y que no da beneficios seguros a largo plazo. Podemos tener suerte y estar invertidos en unos años en algún par que nos de ganancias de capital e interés, pero cuando ese tipo de operaciones terminan suele ser de manera muy rápida y letal, como en el caso del 2007/2008.

Haz click aquí y abre una cuenta desde 5 USD con uno de los mejores brokers del mercado

Aviso de riesgo: los CFDs son instrumentos complejos y tienen un alto riesgo de que se pueda perder el capital rápidamente debido al apalancamiento. Entre el 74 y el 89% de los inversores de cuentas minoristas pierden dinero cuando negocian con CFDs.

Por eso, esta estrategia ha de adoptarse con cuidado.

Al igual que otras estrategias no nos da una ganancia segura sin riesgos.

Visita nuestro broker recomendado para Acciones

Visita nuestro broker recomendado para Forex

Visita nuestro broker recomendado para España

Aviso de riesgo: los CFDs son instrumentos complejos y tienen un alto riesgo de que se pueda perder el capital rápidamente debido al apalancamiento. Entre el 74 y el 89% de los inversores de cuentas minoristas pierden dinero cuando negocian con CFDs.