¿Cómo invertir en oro?

El oro es uno de los activos más populares en el mundo de la inversión y el trading. Aunque esto siempre fue así realmente, pues antes de la existencia de los mercados de acciones modernos, el oro existía, siendo desde siempre el dinero de los reyes.

La inversión en oro es, por tanto, ancestral, y aún a día de hoy sigue siendo una de las principales en los mercados, por mucho que algunos intentan que el mismo desaparezca del mapa con la referencia retórica de “reliquia bárbara”.

Invertir en oro historia

Lo cierto es que el oro ha sido la principal fuente de intercambio de grandes capitales desde tiempos inmemorables.

Los egipcios sabían lo que era el oro, así como los antiguos chinos o gentes del Indo o Mesopotamia.

Todos los reyes preferían sus tesoros en oro antes que en cualquier otro elemento.

Esto es así porque el oro es el elemento de la Tierra más eficiente a la hora de preservar capital sin riesgo de que este sea devaluado por una tercera parte.

Desde este punto de vista, y como bien explicó uno de los grandes economistas de la escuela austriaca, Carl Menger, el oro era la materia prima más comerciable.

Las demás materias primas son más perecederas, como por ejemplo, las maderas, los alimentos o cualquier otro elemento. Ninguno es tan duro como el oro, y ninguno es tan difícil de conseguir como el mismo.

Por tanto, el oro surgió como moneda natural a la hora de mantener el valor del capital de aquellos que lo poseían.

Nadie podía “copiarlo” con facilidad, como pasa hoy en día con los papeles moneda. Y todo el mundo lo aceptaba como medio de intercambio, ya fuera en Europa o en China. Por eso el oro siempre fue el dinero de los reyes.

¿Invertir en oro hoy?

En la era actual, el oro sigue siendo adquirido en los mercados internacionales, pero en los mercados de Occidente ha perdido la preeminencia que tenía antes, de tal manera que la mayoría de las personas del mundo avanzado no tienen nada de sus inversiones puestas en oro, sino en otros activos, como depósitos, bonos, obligaciones, propiedades inmobiliarias, acciones, etcétera.

Donde el oro sí está teniendo un repunte en su consumo y en su compra como elemento de inversión es en los países emergentes de Asia y en China, con grandes compras de oro en los últimos años por parte de Rusia, la India o el gigante chino. Compras que realizan todos los agentes de esas sociedades, incluidos gobiernos y familias.

Esas compras, son en su mayoría en oro físico, pues esos pueblos valoran el metal de una manera tradicional, y porque muchos de esos países han experimentado hiperinflaciones recurrentes en el pasado o confiscación de los medios de papel, como en las anteriores dictaduras soviéticas y chinas, donde todas las acciones y bonos se fueron a cero, mientras que el oro todavía se pudo intercambiar, aunque fuera en el mercado negro.

El trading de oro en la actualidad

Un área en la que el oro ha sido muy popular en los últimos años es en el trading de CFDs y Forex, donde es uno de los activos más comerciados con su contrato spot normalmente denominado XAU y que suele cotizar con el dólar americano, aunque también tiene pares con el resto de las grandes divisas mundiales.

Oro Comex

El trading con el oro empezó después de la década de los setenta del siglo pasado en los mercados de futuros del COMEX en los Estados Unidos, donde el mismo y la plata fueron de los mercados más activos en los mercados locos de aquellos años, con el gran mercado alcista del oro de esa década, el cual terminó con el precio de 800 USD a principios de los ochenta, para tener luego 20 años de mercado bajista y lateral, hasta tocar los 250 dólares veinte años más tarde.

Esos primeros años del mercado del oro fueron de grandes beneficios en el mismo y en los mercados de futuros, así como en las inversiones en las empresas mineras relacionadas con el metal en las bolsas mundiales.

Al igual que en los años treinta de la Gran Depresión, hubieron grandes apreciaciones en las acciones mineras de las bolsas de Canadá, Estados Unidos, Australia o Sudáfrica.

Más tarde, y más recientemente, se han introducido los mercado spot del oro de manera masiva.

Hoy en día el oro puede ser comerciado en una gran cantidad de productos OTC (Over The Counter) en las manos de los traders o inversores particulares, los cuales pueden negociar los famosos CFDs del oro en los mercados internacionales, teniendo estos su centro en Londres.

La ventaja de estos sobre los futuros es la flexibilidad que permiten en la operación para los pequeños traders, los cuales pueden negociar en tamaños de hasta una onza, mientras que el contrato de futuros estándar es de 100 onzas, y más de 100.000 dólares de nominal, una cifra que no está al alcance de todos.

Otros mercados que han incluido el oro recientemente, son los de opciones binarias, donde los brokers de ese mercado ofrecen el comercio del metal como uno de sus productos principales, aunque en este caso se tratan más bien de operaciones muy al corto plazo.

¿Invertir en oro sí o no?

El oro es un activo que no debería faltar en una pequeña porción de cualquier cartera de alguien que quiera invertir a largo plazo, debido a que este es el que proporciona la protección final contra los procesos más destructivos de capital, sobre todo los procesos que convierten a una sociedad en comunista, por ejemplo.

En casos como esos, solo el oro tiene una posibilidad de escapar la confiscación.

No obstante, esperemos, por el bien de todos, que ese no sea el caso que tengamos que vivir en nuestras sociedades, aunque nunca se sabe.

En cuanto al trading, el mismo es un arma más en la amplia oferta de los mercados internacionales de derivados, siendo una de las mejores, pues es uno de los mercados de CFDs que mejor liquidez tiene y, por tanto, de los más populares.