¿Es buena idea invertir en ETFs? ¿Cuáles son los mejores y cómo hacerlo?

invertir etf¿Por qué invertir en ETFs y por qué no hacerlo en otro instrumento como las acciones o los fondos de inversión?

¿De verdad son tan buenos como dicen por ahí?

Uno de los instrumentos más de moda en los mercados financieros de las últimas décadas son los ETFs, unos activos que han supuesto una revolución en el mundo de la inversión a largo plazo y que parece que han venido para quedarse. Después de todo, las ventajas que tienen son muchas.

Antes de profundizar en los mismos vamos a ver qué son teóricamente.

¿Qué es un ETF?

Los ETFs (Exchange Traded Funds) son fondos que replican índices de acciones u otras inversiones a largo plazo como bonos, futuros o cualquier índice financiero.

Cuando compras estos ETFs estás, en cierto modo, comprando un paquete de acciones determinado dependiendo del sector al que pertenezca el ETF.

Por lo tanto vemos que el mismo concepto de los ETFs tiene de base el ser una inversión de carácter diversificado. Este carácter diversificado fue la clave para que estos instrumentos se hayan convertido en un arma fundamental del arsenal del inversor minorista.

El origen de estos fue en 1993 con la salida del SPDR del S&P500, conocido como SPY, y que con los años se ha convertido en toda una referencia en el mercado de inversión mundial.

El éxito del lanzamiento fue tan grande que los grandes bancos de inversión no tardaron en meterse de lleno en el negocio y al cabo de pocos años el número de ETFs empezó a subir como la espuma. El crecimiento del negocio ha sido tal que según estudios de firmas como ETFGI hay más de 5.000 ETFs en el mundo, con más de 1.700 en los Estados Unidos. Con esas cifras podemos estar seguros de que vamos a encontrar todo tipo de activos en los que invertir con ETFs.

¿Por qué invierte la gente en ETFs? ¿Por qué son tan populares?

La respuesta a esto es un poco lo que dije antes relacionado con la diversificación y la flexibilidad.

La razón de esta popularidad tan creciente tiene que ver con el fenómeno de la democratización total de los mercados financieros con el paso de los años. Esto ha hecho que cientos de millones de nuevos inversores se hayan unido al mundo inversor.

Pero la cosa va más allá de eso.

Otra de las claves es que la gente se ha vuelto cada vez más estudiosa y la gran mayoría de los que invierten en bolsa a largo plazo se han informado bastante bien.

Todo el mundo quiere emular a Warren Buffet o cualquier otro gran inversor bursátil.

¿Cuál es la característica de estos inversores?

La diversificación.

¿Entonces qué puede hacer un inversor particular con capital limitado para diversificarse?

  1. Invertir en acciones: la forma clásica
  2. Invertir en Fondos de inversión: más populares hace décadas
  3. Invertir en ETFs

Por ejemplo, el ETF del SPY que vimos antes, permite invertir en una cartera que replica las 500 acciones principales de la Bolsa americana y eso se puede hacer de manera totalmente fiable, flexible y con las máximas garantías.

Con las acciones es casi imposible conseguir dicha diversificación, a no ser que tengas millones de dólares, y con los fondos de inversión, tienes otros problemas “logísticos” por decirlo así.

¿Cómo invertir en ETFs?

maneras de invertir en etfs

La inversión en estos activos es tan fácil como comprar una acción de bolsa. Para ello entonces hay que seguir los pasos que haríamos para comprar acciones. Veamos cuales son:

1 Abrir cuenta en un broker

Para ello tenemos que buscar brokers de inversión en acciones al contado. Tenemos que notar que no todos los brokers que vamos a encontrar en el mercado ofrecen esto, pues hay muchos que ofrecen operación en estos ETFs mediante productos derivados como opciones financieras o CFDs.

2 Mirar cuáles son las comisiones de cada ETF

Este es un punto importante porque podemos encontrar diferencias importantes entre ETFs similares.

La oferta global es tan amplia que vamos a tener mucho donde elegir, y por eso siempre es bueno mirar qué es lo que estamos pagando.

Una tasa anual típica de un ETF puede rondar 0,1%. Pero no debemos sorprendernos si hay comisiones mucho mayores para ciertos ETFs específicos que por la naturaleza de su subyacente es normal que sean más caros.

3 Construir un portafolio de ETFs

El comprar un ETF en sí no solo permite diversificar en un mercado sino que además estos activos tan excepcionales nos permiten diversificar en diferentes nichos con mucho más poder aún. Vamos a ver un ejemplo.

Podemos comprar el ETF del S&P500 (SPY) y otro ETF de acciones mineras de oro (GDX). Con ambos ETFs tendríamos una diversificación enorme no solo en cuanto al número de acciones, sino también en cuento al sector de las mismas.

Como vemos, las posibilidades con esta estrategia son incontables y podemos construir carteras dignas de un hedge fund con relativa facilidad.

Esto es algo muy importante a la hora de invertir, no solo en ETFs, sino en cualquier otro mercado, pues está demostrado que a la larga, las carteras diversificadas son las que mejor balance tienen de beneficio y riesgo. Son las que menos pierden en las épocas malas y tienen ganancias significativas en las épocas buenas.

Mejor broker para comprar ETFs

Para comprar ETFs tenemos una gran variedad en los mercados internacionales.

En el mercado español tenemos brokers como:

XTBRenta 4Bankinter
Admiral MarketsSelfBankDeGiro

En España hay un mercado importante de ETFs, un producto que se ha vuelto muy popular entre la clase media española.

Para clientes internacionales y de hispanoamérica tenemos:

eToroInteractive BrokersTradeStation

Estos brokers permiten la apertura de cuentas a ciudadanos de casi todos los países del mundo, los cuáles podrán negociar ETFs con los mismos.

En Estados Unidos tenemos opciones como:

FirstTradeEtradeAmeritrade
Ally InvestFidelityCharles Schwab

En el caso de EEUU estos brokers solo pueden ser usados por ciudadanos de ese país, quedando limitada la posibiliad de inversión para clientes extranjeros.

Brokers para negociar CFDs de ETFs:

Plus500Markets.comXM

Todos los brokers de estas tablas son de la máxima garantía y están plenamente regulados por una o más de las principales regulaciones financieras del mundo. Es difícil decir cual es el mejor, pues todo dependerá de las circunstancias de cada cliente.

Invertir en ETFs o en Fondos de inversión

Los ETFs, al intentar replicar ciertos índices o sectores, no necesitan de demasiados ajustes, con lo que son instrumentos de gestión pasiva.

Por el contrario, los fondos de inversión suelen llevar más movimientos, en los intentos de los managers por aprovechar las circunstancias del mercado y, en cierto modo, para justificar sus comisiones anuales.

Esta es una de las causas de que los fondos tengan mayores costos de gestión anual que los ETFs.

La mayoría de los ETFs raramente pasan del 0.30% anual, mientras que los fondos suelen pasar del 1%.

A primera vista esto no parece mucho, pero cuando sabemos que los rendimientos esperados a largo plazo no deberían ser mucho mayores que el 10% de media anual, entonces sí que es una diferencia considerable. Si invertimos a 15 o 20 años, la diferencia acumulada puede bien ser del 20 o 30%, dependiendo de los casos.

Una de las ventajas de los ETFs es que suelen tener una excelente liquidez, al menos los de los índices principales, pudiendo entrar y salir en cualquier momento del mercado incluso para grandes posiciones.

Entonces ¿Es mejor invertir en ETFs o Fondos de Inversión?

Dependiendo de cada inversor y del ETF o fondo en particular, un activo puede ser mejor que otro.

En particular, puede ser que para invertir una cantidad grande de dinero, lo mejor sea acudir a los ETFs, ya que el coste de la transacción tenderá a ser menor, debido a la “economía de escala” proveniente de una gran compra.

Sin embargo, si queremos comprar paquetes pequeños todos los meses, por ejemplo, quizá sea mejor un Fondo de Inversión, porque al no tener comisión de transacción nos ahorrará un dinero, sobre todo porque al comprar pequeños paquetes los costes de comprar ETFs o acciones, son bastante elevados.

Por lo general, más que intentar ganar más con cualquier ETF o Fondo de Inversión, deberíamos recordar lo que nos explicaba Burton Malkiel y los numerosos estudios que nos dicen que a largo plazo, la inmensa mayoría de los Fondos de Inversión no logran batir al SP500, con lo que lo más sensato que podríamos hacer es comprar un ETF del índice principal o un Fondo equivalente y mantenerlo durante mucho tiempo.

Una estrategia muy aburrida pero que ha sido de las mejores, sino la mejor en los últimos 100 años.

Una de las mayores ventajas, sino la que más, de los ETFs es la oportunidad de aplicar una estrategia de “comprar y mantener” a los inversores pequeños de una manera más eficiente.

La mejor manera de hacer esa estrategia sería la de comprar un paquete bastante grande de acciones, 20, 30 o 40, lo más diversificada posible.

Lo que ocurre es que dicha compra no es eficiente desde el punto de vista de un pequeño inversor, pues las comisiones mínimas de compra-venta y de mantenimiento anual, serán bastante onerosas y harán imposible una estrategia eficiente a menos que se tengan muchos cientos de miles de euros o millones.

La solución perfecta la tenemos con los ETFs, o Fondos, con los que podremos diversificar y, por tanto, disminuir nuestro riesgo de una manera más que eficiente, tanto para el inversor con 2 millones de euros o el que tiene 5 mil.

Por otro lado, los ETFs no están exentos de riesgo, en caso de un evento catastrófico del mercado, o en casos de que sean ETFs sintéticos, que son aquellos que invierten en activos diferentes de los que supuestamente siguen, por ejemplo, derivados o SWAPS. Así que en caso de problemas, podría haber implicaciones.

Está claro que la opción con menos riesgo, sería la de poseer las acciones directamente, pero incluso ahí, no podemos olvidarnos de los temas de cuentas omnibus y problemas con brokers en situaciones de quiebra.

Por lo general, no deberíamos preocuparnos demasiado con los temas de seguridad.

Los ETFs son instrumentos bastante seguros y usados por gran número de inversores institucionales.

Si algún día hubiera un problema masivo con los mismos, podremos estar seguros de que el resto de los mercados estarán de manera similar.

Comparativa ETFs y Fondos de InversiónFondos de inversiónETFs
ComisionesMás altasMás bajas
Tipo de gestiónActivaPasiva
Mínimo para invertirMenorMayor (normalmente)
PrecioDeterminado al fin del díaDeterminado en mercado
Mejor sí
  • Operamos pasivamente (el gestor operará activamente por nosotros)
  • Tienen menos problemas de liquidez
  • Operamos activamente
  • Queremos una inversión más especializada

¿Es mejor invertir en acciones o en ETFs?

Esta pregunta depende básicamente de una cuestión: ¿De qué tamaño es tu cuenta?

Si tienes una gran capacidad de ahorro y puedes meter más de 20.000 euros o dólares todos los años en Bolsa de cara a inversión a largo plazo, entonces quizá sea mejor hacerlo directamente en acciones.

La razón de esto es clara: no tendrás que pagar ninguna comisión anual, que aunque en los ETF es baja, sigue siendo apreciable.

En el caso de que solo puedas meter 2.000 o 3.000 euros anuales, nos encontramos con el problema de que ya no podremos diversificar de la misma manera que si lo hacemos en un ETF de un índice.

Tendremos que esperar, al menos 10 años para tener una cartera mínimamente diversificada.

Además, hay otra cuestión.

En muchos brokers, terminarás pagando la misma comisión de custodia para 2.000 euros que para 10.000, con lo que tener el dinero metido en el mismo valor puede ser más efectivo a largo plazo. Que aunque no sea un coste significativo, también cuenta.

En definitiva, que la respuesta depende sobre todo del grado de diversificación que puedas conseguir para esa inversión.

Los que gustan de invertir en acciones individuales tienen muchos argumentos, entre ellos los siguientes:

Podremos comprar acciones que den dividendos

Esta razón la dan por el hecho de que muchos prefieren comprar acciones que paguen muchos dividendos. La famosa inversión buscando los dividendos. Esto es cierto. Los ETFs no pagan tantos dividendos como algunas acciones particulares por el simple hecho de que estos están formados por un gran número de acciones, unas de las cuales pagan buenos dividendos, y otras no.

La razón será buena dependiendo de lo que nos guste este tipo de inversión, pero recordemos que para una pequeña cartera el no poder diversificar será un riesgo más grande que el comprar un índice, aún para estrategias de dividendos.

Además, también podremos comprar ETFs que inviertan en las principales estrategias de dividendos, como el Dividendos Aristócratas.

Mayor libertad a la hora de entrar y salir

No cabe duda de que siempre que tengamos acciones individuales, vamos a poder tener más facilidad de entrar y salir de cualquier acción sin ningún problema y de manera instantánea.

Los ETFs también tienen una facilidad bastante grande para entrar y salir en cualquier momento, mucho más que los fondos de inversión.

Recordemos que los ETFs se negocian más como acciones que otra cosa.

No obstante, hemos de recordad que mucha gente puede sentirse más cómoda invirtiendo en acciones, ya que la posesión del valor es más “directa”, por decirlo de algún modo. Aunque en los valores internacionales, tanto acciones como ETFs, la mayoría de brokers trabajan con el modelo omnibus, con lo que no está conforme mucha gente.

Hay más motivos, pero nos quedaremos con estos dos por el momento.

¿Acciones o ETF?

La verdad es que ambas maneras de invertir están bien. La una tendrá sus ventajas sobre la otra, pero lo importante es la acción de invertir a largo plazo, que es lo mejor que podemos hacer todos los que nos acercamos a la Bolsa.

En cuanto a los ETFs sobre índices, está más que demostrado que simplemente manteniendo, es muy difícil que los típicos fondos de inversiones más “activos” puedan ganar a los mismos.

La clave aquí está en la palabra “activo”. Y es que toda estrategia que intente demasiada “actividad” siempre tenderá a perder contra una simple estrategia de “buy and hold” de una cartera de acciones diversificada a largo plazo.

No hablemos ya de si nos dedicamos a hacer trading a corto plazo, o peor aún, day trading, con el que no llegaremos muy lejos, en la gran mayoría de los casos.

Tipos de ETFs

Cuando pensamos en ETFs nos viene a la mente la inversión en bolsa y en los famosos índices. Es por ellos que los ETFs son más conocidos. Sin embargo, la variedad de ETFs va mucho más allá de los índices bursátiles y podemos encontrar ETFs de lo más exóticos.

Vamos a ver los tipos principales:

ETFs de índices

Estos son los ETFs reyes del mercado.

Tanto si estamos en los Estados Unidos, Europa o Asia, los ETFs que siguen la cotización de los grandes índices como el SPY (S&P500), el QQQ (Nasdaq100) o DAXEX (DAX30), son los más populares del mundo.

La razón es sencilla.

Muchos inversores han estudiado la historia centenaria de los mercados y no se quieren complicar la vida. La manera de invertir de una forma más diversificada y asumiendo el riesgo bursátil es mediante la compra de este tipo de inversión pasiva.

De un solo plumazo se puede tener una cartera muy potente con acciones docenas de las empresas más importantes.

Si a un sector le va mal a otro le irá bien. Si a todos les va bien pues perfecto. Si hay una depresión económica pues mala suerte. Así es la bolsa. Pero en general es una inversión bastante sensata y mucho mejor que poner todos los huevos en la misma cesta.

ETFs de sectores

Este es un tipo de ETFs muy similar al anterior pero con la diferencia de que se hace más especialista pues invierte en grupos de acciones de un mismo sector como pueden ser:

  • ETFs tecnológicos
  • ETFs de salud
  • ETFs biotecnológicos
  • ETFs de defensa
  • ETFs de banca
  • Y un largo etcétera

Estos ETFs son muy buscados por inversores con un poco más de ganas de arriesgar y que están dispuestos a asumir mayores problemas en el futuro pero también posibles mayores ganancias.

tipo etf
ETFs de sector suelen ser muy populares en determiandos años. Este es el ejemplo del ETF de biotecnología, el cual subió como la espuma hace años

ETFs de materias primas

Estos son unos ETFs que intentan replicar la evolución del precio de las materias primas.

Son extremadamente populares, sobre todo habida cuenta la volatilidad de mercados como el oro, el petróleo, el paladio o el gas natural.

Sin embargo, los mismos presentan un problema: muchos de estos ETFs son de carácter apalancado y el invertir en los mismos a largo plazo es un desastre.

Algunos como los del oro o la plata no tienen el problema del apalancamiento y suponen una inversión excelente, pero otras materias primas presentan el problema y lo mejor sería no invertir en los mismos y siempre informarse bien antes de tomar ninguna posición. Otra cosa es si se va a hacer trading a corto plazo.

ETFs de bonos

Estos ETFs invierten en carteras diversificadas o no tan diversificadas de los principales bonos mundiales a un coste bastante interesante.

Siempre resultaba un poco engorroso tener que pagar comisiones altas en fondos de inversión para gestionar carteras de bonos a corto plazo que apenas daba rendimiento pero que siempre fueron muy buenas para proteger contra mercados bajistas de corto plazo.

Con la aparición de estos ETFs, muchos inversores encontraron la manera perfecta de comprar bonos a corto y largo plazo de los principales gobiernos y aprovecharse de la excelente cobertura que presentan estos activos.

Algunos de estos ETFs invierten en los mejores bonos de los Estados Unidos, Alemania o el Reino Unido.

ETFs internacionales

Para el que quiera aventurarse fuera de su país también es posible invertir en ETFs que replican la evolución de activos de fuera del país, siendo algunos de los más populares los ETFs de los mercados emergentes.

En este sentido se pueden encontrar ETFs globales de regiones, grupos de países o también de países individuales, como Brasil, México, Corea o países incluso más exóticos.

También suponen una excelente opción para diversificar las carteras de inversión a largo plazo.

Los ETFs más negociados

Una buena manera de saber qué ETFs son los más convenientes a la hora de tener en cuenta en la construcción de una cartera es sabiendo cuáles son los más negociados en cada momento.

Para esto basta con acudir a las páginas especializadas del mundo de los ETFs y podemos ver los listados de los líderes en negociación por volumen.

ETFs con mas volumen
ETFs más negociados. ETF.com febrero 2020

Como podemos ver en la página de ETF.com los ETFs más negociados en principios del 2020 eran los que siguen el precio a:

  • Las bolsas de los países emergentes
  • S&P500
  • Acciones mineras de oro
  • Sector financiero
  • Acciones blue chip de China
  • ETF de acciones de producción y exploración petrolera
  • Nasdaq100
  • Petróleo
  • Bolsa de Brasil
  • Bonos corporativos de alto rendimiento EEUU

Como vemos, los principales ETFs del mundo coinciden mucho con los mercados más populares que podamos encontrar en los mercados en cada momento. Estos van cambiando según los activos van entrando en rachas o caídas pero con una selección así nos podemos hacer una idea de cómo está el mercado.

¿Invertir en los ETFs apalancados? ¿Cómo operarlos?

Mucha gente se ve atraída por el poder del apalancamiento que se ofrece en los ETFs.

En los EEUU esto es incluso más popular debido a que allí no tienen CFDs, siendo estos ETFs apalancados una especie de sustituto de los conocidos derivados en el resto del mundo.

Se pueden encontrar muchos ETFs que tienen apalancamientos de 2, 3 e incluso 5 a 1 de muchos de los principales activos financieros mundiales. Esto ocurre tanto para los índices, divisas o materias primas.

El problema con estos ETFs, es que la mayoría de la gente no sabe operarlos y se meten en un terreno extremadamente peligroso.

Un ejemplo claro de esto es el ETF USO, que sigue el precio del petróleo a largo plazo y que lo hace mediante la operativa de futuros.

etfs de energia
En este caso vemos como la diferencia a largo plazo del USO y el precio del petróleo es abismal. El USO tendría que subir un 100% tres veces seguidas para llegar al nivel del rendimiento del precio del petróleo. Ese es el dilema de caer tanto

En un mercado alcista no hay problema porque el precio sube tanto que al final compensa de sobra el coste de financiación de rollover. Imagina que cada año tienes que pagar un 10% de interés por tener esos contratos alcistas de futuro. Entonces, solo te valdría la pena si el mercado sube un 15% o 20% de media anual, para así poder ganar la diferencia.

El problema viene cuando el mercado está bajista o lateral, ya que en esos casos no solo cuentas con la depreciación del precio original sino también con el colosal efecto de descuento constante que supone el coste de financiación.

Este terreno de los ETFs apalancados se debería dejar a los traders profesionales o con una experiencia de muchos años y que saben lo que hacen. De lo contrario, son trampas mortales para muchos traders no experimentados.

Conclusión: por tanto, ¿Es buena idea invertir en ETFs?

Creo que después de todo lo expuesto no cabe duda que los ETFs son unos instrumentos excelentes para realizar inversión y especulación financiera.

Cualquier inversor pequeño puede, con ellos, replicar el comportamiento de índices, sectores y grupos de acciones como si se tratara de un inversor profesional. Desde luego esto es una bendición para aquellos que invierten a largo plazo.

A corto plazo la cosa cambia mucho, pero esto no es diferente de lo que pasa en cualquier otro activo financiero, ya sean acciones, Forex, CFDs o futuros. El problema del corto plazo va relacionado con el trading en sí, algo que la mayoría no saben ni de lejos como se hace. Ese por tanto, no es un problema de los ETFs, sino de falta de educación y sobre todo experiencia financiera.