Invertir en oro es bueno

¿Crees que es buena idea invertir en oro?

Seguro que alguna vez se te ha pasado por la cabeza invertir en el vil metal, el más querido y odiado del mundo.

Querido por aquellos que desean atesorar riquezas al igual que los reyes de antaño y odiado por aquellos defensores a ultranza de la moral y las doctrinas “anti-materialistas”, de las cuales está el mundo lleno.

Lo curioso es que tanto los que lo adoran como los que lo odian siguen el precio del vil metal menudo. ¿Por qué será?

En muchas ocasiones se te habrá pasado por la cabeza de manera intuitiva, sin necesidad de que nadie te haya dicho que invertir en oro es una buena idea, sino porque tú sabes que eso tiene algo de valor intrínseco o atávico, por decirlo de alguna manera. Algo que sale del instinto.

En otras ocasiones habrás pensado en invertir en oro porque es una de las posibles inversiones más populares.

Y, ¿Por qué es el oro una inversión tan popular?

Pues más que nada porque el oro es visto como el activo supremo en épocas de grandes crisis y por lo tanto el mejor activo para salvaguardar nuestros queridos ahorros.

Te voy a poner un ejemplo de lo importante que era el oro como divisa e instrumento de riqueza e inversión.

Imagina que estas en el mundo de hace 1.000 años, un mundo con miles de ducados, condados, reinos, imperios, señoríos, etcétera, en el que la mayoría de los mismos no saben ni de la existencia de los otros.

Ponte en el caso de que seas un noble de algún ducado ubicado en Polonia.

Por un momento se te paso por la cabeza crear una divisa certificada en papel con tu respaldo.

En un principio, es posible que te encontraras con algunos problemas graves, sin necesidad de salir del condado, y es que la mayoría de la gente del mismo sería muy reacia a poner sus ahorros en dicha divisa, y solo comerciaría en ella si fuera obligada.

Hasta ahí bien.

Pero, ¿Quién en el resto del mundo aceptaría un papel con un sello en polaco que la mayoría ni entendería ni sabría ni que existiera?

¿Aceptaría ese sello un mercader chino?

Pueden estar seguros de que no.

El mercader chino, o el turco, o el Inca solo aceptarían oro con la total confianza, por supuesto cerciorándose de que el oro es real.

Con el oro no hay lugar a engaño, pues su emisión no depende del capricho de ningún rey, presidente, republica o comunidad.

O lo tienes o no lo tienes, tan simple como eso.

Para tener más tendrás que intentar comprar en el mercado, conseguirlo en una guerra o intentar escavar las entrañas de la tierra, todas ellas tareas nada fáciles, pues para cada una de ellas hay que dedicar unos recursos muy fuertes.

Otra historia es con las divisas “papel” predominantes hoy en día.

Con esas divisas podrás crear tantos papeles como quieres o incluso puedes añadir tantos ceros como consideres necesarios a cada papel, con lo que como puedes ver el valor de dichas divisas es un tanto caprichoso, y depende del que tenga el poder de poseer la tinta.

Digamos que el que tenga el poder de tener el bolígrafo es el que manda y decide quien tiene y quién no.

El oro, frente a este esquema ofrecía y ofrece imparcialidad plena.

Quizá, la mejor prueba de que el oro es la inversión más segura para el largo plazo es que los bancos centrales del mundo guardan importantes reservas en el mismo. Dato curioso, cuando son los mismos, algunos de los máximos detractores del metal.

 

¿Invertir en oro es bueno y seguro?

 

La cuestión es que el oro es el activo considerado más seguro del mundo.

El porqué te lo voy a resumir en unas pocas palabras: porque el oro ha existido en los cofres y tesoros de reinos e imperios por miles de años, casi podríamos decir que desde el comienzo de los tiempos. Mientras que las divisas modernas solo han existido unos cientos de años a lo sumo, y la gran mayoría de divisas papel han desaparecido.

Imaginen que hubiera pasado de tener los ahorros en rublos rusos de 1916 o en bolívares del 2005.

Unos años después no quedaría mucho de esos ahorros.

Diferente es el oro, el cual siempre ha estado ahí y siempre estará si no me equivoco.

Esto es refiriéndonos al corto plazo.

 

Invertir en oro a largo plazo o a corto plazo

 

Si invertimos a largo plazo parece que el oro puede valernos como seguro ante posibles casos catastróficos como guerras, hiperinflaciones, revoluciones y golpes de Estado, etcétera.

En todos o casi todos esos casos es una inversión que siempre ha salido bien, comparada con el resto de alternativas evidentemente.

Pero es un comportamiento “amargo”, pues se da en casos en los que las cosas no van bien y la victoria sabe un poco mal.

Distinto era en el pasado cuando el tener oro simplemente garantizaba tener dinero, un dinero que no perdía valor, pues la inflación era algo casi desconocido y difícilmente realizable.

Por eso el rey podía tener el oro a largo plazo que sabía que el mismo no perdería valor.

Hoy en dia ocurre que nos movemos en un mundo muy cortoplacista, en el que lo que manda son los beneficios a corto plazo y un consumo de capital inusitado, aunque ello no sea perceptible para las masas.

El hecho es que el público está interesado en los beneficios a corto o medio plazo, y en ese sentido el oro no es el mejor instrumento en muchos de los casos.

 

¿Invertir en oro a corto plazo es bueno?

 

El invertir en el vil metal a corto plazo es un tanto complicado.

Nos puede dar grandes beneficios o grandes pérdidas incluso.

Mas que una variación en el precio del oro lo que se produce es una variación en el precio del dólar con respecto al metal, aunque en los mercados actuales lo veamos de la manera contraria, es decir, que es el oro el que cotiza en dólares.

En Realidad, es el dólar el que no es estable, pues el oro podemos estar seguros de que estará ahí dentro de mil años como lo estaba hace otros mil.

El dólar, sin embargo, no podemos estar seguros de que este dentro de mil años, como no lo estaba hace otros tantos.

Eso para que entendamos un poco las bases teóricas.

Volviendo a la “inversión a corto plazo”, es cierto que podemos perder dinero invirtiendo en el oro a corto plazo en un mercado en el que la volatilidad de la bolsa es bastante grande.

Es decir, podríamos haber comprado oro en 1975 y en 2002 y haber cuadruplicado el dinero unos años mas tarde o podríamos haber comprado el oro en 1980 o 2011 y haber perdido la mitad del mismo un par de años después.

Fíjate en la diferencia de haber comprado oro en el 2005 y en el 2011

Como vemos es un tema bastante complicado el acertar cuando es el momento de invertir en oro a corto plazo.

Unas veces nos puede salir bien y otras nos puede salir mal.

 

Maneras de invertir en oro

 

Vamos a ver una serie de consejos para invertir en el mercado del metal amarillo y sus diferentes alternativas.

Invertir en oro físico

Esta es la inversión más conocida y la más segura de todas a la hora de invertir en este activo.

Con ella te aseguras de que el oro esta en tu posesión y la única manera de que pierdas el mismo es si te lo roban o confiscan en tu propia casa.

Este es un riesgo que hay que tener en cuenta, aunque hay alternativas para comprar oro físico en tiendas especializadas que lo guardan en cámaras acorazadas de Suiza, el Reino Unido, los Estados Unidos u otros países.

Sin embargo, hay gente que dice que esa última opción de las cámaras no es muy segura pues el oro no deja de estar lejos de tus manos y en caso de una gran crisis mundial nadie garantiza que el mismo no pueda desaparecer como arte de magia de esas cámaras.

Por eso, quizá los inversores particulares asiáticos prefieren simplemente comprar el metal ya sea en onzas o en joyas.

Digamos que así es más complicado de perder dicho oro.

Invertir en futuros de oro

Esta inversión la pongo para explicarte que en realidad no es una inversión o una manera aconsejable de invertir en oro.

¿Por qué?

Pues porque los futuros son instrumentos con apalancamiento los cuales son más usados para coberturas y negociación a corto plazo en la que los traders del mercado intentan obtener beneficios cortoplacistas.

Es decir, con apalancamiento podemos comprar 100.000 dólares de oro con solo tener 2.000, por ejemplo, lo que también significa que si el precio cae un 2% perdemos todo el dinero de golpe.

Lo contrario puede ocurrir si sube.

Además, ocurre que el precio de los futuros disminuye en el tiempo, pues para mantener dichos mercados y contratos hace falta un coste de almacenamiento y administración.

Por lo tanto, esto es solo indicado si piensas hacer coberturas o trading a corto plazo.

Invertir en ETFs y oro papel al contado

Existe la posibilidad de comprar títulos de CFDs al contado del oro, así como ETFs que replican el precio del metal.

El primer caso es similar al de los futuros, el cual se puede hacer con apalancamiento, solo que en vez de cambiar de contrato cada x meses habrá que pagar una tasa de financiación, normalmente diaria.

Como mercado, estos CFDs serian menos seguros que los futuros pues no son mercados centralizados.

En el caso de los ETFs, tendremos participaciones en un fondo común que cotiza en el precio del metal, pero a mucha gente no es una inversión que le guste pues hay quienes dicen que el dinero no está invertido realmente en oro sino en “papel”, es decir, que no tiene verdadero respaldo, y ante una gran crisis habría una gran posibilidad de no ver el dinero nunca.

Invertir en acciones mineras de oro

Esta es una de las inversiones mas populares y efectivas de invertir en oro, la cual es bastante popular en los Estados Unidos y que en momentos de grandes mercados alcistas del metal produjo grandes beneficios, tales como en la Gran Depresión o en la primera década de los 2000.

No obstante, es una inversión muy arriesgada porque como activo se comportan mucho mas volátilmente que el metal, con lo que podremos ganar más si el oro sube o perder viceversa.

En este caso podemos comprar acciones de empresas individuales o fondos de las mismas como por ejemplo los ETFs como el GDX que agrupan a las principales empresas del sector.

Lo bueno de este tipo de inversión es que estaríamos comprando activos reales que en un momento dado nos pueden dar incluso dividendos.

Invertir en opciones y warrants de oro

Esta es una de las inversiones más especulativas que hay, la cual es similar a la de futuros o CFDs, pues usa de gran apalancamiento.

Al igual que con los futuros estaremos apostando a que el oro sube o baja a una fecha determinada en el futuro.

Este tipo de inversión solo la recomiendo a aquellos que verdaderamente saben de estos mercados.

Invertir en opciones binarias de oro

Quizá la última y más novedosa manera de “invertir” en oro, aunque al igual que con los futuros, aquí no estás realmente invirtiendo pues la mayoría de estas operaciones duran menos de una hora, con lo que podemos ver que son mas mercados de apuestas que mercados de inversión.

Invertir en oro con sentido común

Para terminar, decirte que quizá no sea buena idea invertir todo el dinero en oro o sus activos, pero que siempre sería bueno tener una pequeña cantidad del ahorro personal en el mismo.

Eso es algo que recomiendan muchos expertos.

Unos dicen que un 5%, otros un 10, otros un 3.

También dependerá de cómo se vea el mercado.

Por ejemplo, si se intuye “tormenta” en el futuro, quizá sería buena idea incrementar el peso del oro en la cartera.

Si se intuye que las cosas van a ir mas o menos bien en la economía entonces sería buena idea disminuir dicho oro de la cartera.

Lo complicado siempre es acertar cuando se va a dar alguno de esos dos periodos.

Deja un comentario