Las rachas negativas en el trading de corto plazo

Cualquier trader que se enfrente a los mercados se encontrará con una circunstancia terrible tarde o temprano: las rachas perdedoras.

Como ya debemos saber, todo trader inicia su andadura con algún tipo de sistema, sea más complejo o más simple.

Ese sistema será aplicado con un plan de trading el cual conllevará – o debería – unos parámetros bastante claros de toma de beneficios así como de toma de pérdidas.

Todo trader asume que llegado el momento tendrá que asumir esas pérdidas, pero raramente se puede hacer una idea de lo tremendamente duro que es sobrellevar una racha negativa, y que ningún sistema o plan de trading por muy bien planteado que esté puede evitar.

En este sentido puede darse un gravísimo problema, el cual es muy común en la mayoría de personas que intentan el trading a corto plazo.

Rachas negativas trading

Este es un problema crucial que hace quebrar innumerables cuentas a lo largo del año sin que sus dueños se percaten realmente de cómo pudo ser.

El problema es el de confiar que el sistema o plan adoptado es excelente y cualquier mala racha será pasajera, cuando en realidad muchos de esos sistemas están “sobreoptimizados” y son del todo ruinosos.

Es más, las “malas rachas” a veces no son más que la confirmación real de que el supuesto gran plan de trading no es más un sistema fallido.

Desgraciadamente, muchos traders se dan cuenta de ello cuando ya es demasiado tarde. Esos traders, muchos de ellos con unos nervios de acero, aguantaron la mala racha pensando que solo era cuestión de tiempo que llegara la racha positiva y llegar a ganar mucho dinero, además de recuperar lo perdido.

La testaruda realidad suele enseñar que en gran parte de las ocasiones dichas rachas no son más que el reconocimiento de que esos sistemas no funcionan.

Al final, esos traders acaban con sus cuentas arruinadas y sin saber muy bien “qué pasó”.

A este respecto, hemos de decir que el mito de las “malas rachas” está sobrevalorado, cuando, en realidad, lo que ocurre en la gran mayoría de los casos es algo parecido a lo que acabamos de decir.

Esto es así, porque ganar en el trading de corto plazo es muy complicado, de ahí el problema de las “malas rachas”; que no es que sean “malas rachas”, sino que en realidad forman parte del plan.

Cuestión aparte son las malas rachas dentro de sistemas efectivos de trading, los cuales, obviamente, son minoría y son difíciles de encontrar o descubrir.

Una vez un trader ha adquirido la experiencia adecuada y encuentra un sistema – normalmente después de haber soportado pérdidas terribles en el pasado – entonces ya ha de poner en juego su plan para lidiar con las malas rachas, que incluso los buenos sistemas acaban teniendo.

En primer lugar, un trader veterano o con “olfato” no ha de temer una mala racha y ha de mantener la calma en todas las circunstancias, pase lo que pase.

Para lidiar con las malas rachas, ya tenemos a nuestro sistema y plan de trading, que si es bueno, y tiene buenos parámetros, tendrá implantados los pertinentes “escudos” o “botes salvavidas”, los cuales son otra manera de llamar a una adecuada “gestión del riesgo”.

Si el trader aplica una gestión del riesgo moderada, razonable y no arriesga mucho por operación, aumentando la posición cuando gana y reduciéndola acordemente cuando pierde, no debería temer a las malas rachas, pues, si el sistema es “bueno”, acabará por recuperarse e incluso tener buenas rachas, en ocasiones tan grandes como las malas.

En este último sentido, hemos de decir que en muchos de los sistemas exitosos, sobre todo aquellos que tienen que ver con el seguimiento de la tendencia, las malas rachas suelen venir juntas, y las mismas suelen ser seguidas por grandes rachas positivas.

Esto se da, sobre todo, cuando el mercado ha estado estancando por una temporada – en un rango lateral – y se produce una gran ruptura del mercado general al alza, con lo que la mala racha acaba por convertirse en una gran ganancia, es decir, una “buena racha”.

Esto lo entenderá, por ejemplo, aquel que intente operar “break-outs” y se estrelle contra la pared repetidas veces, comprobando más tarde, como ese mercado ha entrado en un rango lateral bastante fuerte.

A pesar de que podríamos tener la tentación de romper nuestro sistema tendencial de breakout, es en esos momentos en los que más debemos mantenernos fieles al mismo, pues cuando se producen grandes rangos laterales por un tiempo bastante largo, la ruptura de los mismos suele ser de una gran magnitud.

Esto es parecido a cuando inflas un globo durante mucho tiempo y ves que nunca estalla, pero eventualmente lo hace de forma evidentemente “explosiva”.

Visto de otra manera, es como el que “tensa” la cuerda hasta romperla.

Si vemos que la cuerda está “tensa” y apostamos a que la misma romperá, seguramente tendremos varias derrotas – que serán parte de la “mala racha” – antes de que la misma acabe por romperse.

El truco está en que al aguantar, apostemos por una gran ganancia que se producirá al romperse la cuerda y “recoger” el beneficio.

Ejemplo de rachas negativas en trading de corto plazo

Este ejemplo de trading tendencial o breakout debe servirnos como idea de que las malas rachas son parte necesaria de los sistemas de trading.

Otro ejemplo de malas rachas en el trading se da en muchos sistemas que se comportan bien bajo unos parámetros determinados, pero se comportan muy mal una vez esos parámetros cambian.

Por ejemplo, es posible que tengamos un sistema de Forex eficiente en mercados muy volátiles y tendenciales, pero que una vez que los mismos se estanquen y se formen mercados laterales y sin volatilidad, el sistema falle, dándonos malas rachas.

Estos últimos casos suelen dar pérdidas desastrosas en ocasiones, pues muchos de los mejores sistemas de trading de Forex suelen funcionar bien en unos periodos de tiempo, en ocasiones relativamente grandes, pero acaban por estrellarse por la pared cuando las condiciones del mercado cambian.

Esto lo vemos repetirse una y otra vez con muchos de los sistemas más “populares” de estos mercados; por lo que siempre deberemos estar atentos a esta circunstancia, y darnos cuenta de que en ocasiones el sistema que estuvo “ganando” un 150% en los últimos 12 meses bien puede tener una “racha negativa” del 80% en los siguientes 3.

En este sentido, y para el que “lea entre líneas”, esto es otra forma de decir, que en muchos de esos “grandes” sistemas de trading de Forex, las “rachas buenas” son seguidas de “malas rachas”, con lo que tenemos que estar muy atentos a la hora de “invertir” en sistemas que hayan tenido grandes rachas positivas en los últimos años, meses o semanas. Siempre puede llegar el momento en que se acaben esas rachas.

Una de las mejores maneras de “resolver” o intentar paliar el efecto de las rachas negativas en cualquier tipo o instrumento de trading es la de diversificar nuestras operaciones e intentar negociar en instrumentos poco relacionados, de tal manera que si en uno tenemos una racha negativa muy grande, podemos tener cinco o seis que nos salven la cuenta.

Lo mismo vale para sistemas de trading. Un solo sistema con una “mala racha” puede arruinar nuestra cuenta.

Como siempre, lo mejor es diversificación, prudencia, gestión del riesgo y, cómo no, experiencia.

Visita nuestro broker recomendado para Acciones

Visita nuestro broker recomendado para Forex

Visita nuestro broker recomendado para España

Aviso de riesgo: los CFDs son instrumentos complejos y tienen un alto riesgo de que se pueda perder el capital rápidamente debido al apalancamiento. Entre el 74 y el 89% de los inversores de cuentas minoristas pierden dinero cuando negocian con CFDs.