Los riesgos en la Bolsa, trading e inversión

Riesgos de invertir en la bolsa de valores

En el trading y la inversión hay una gran cantidad de riesgos, no solo el hecho de comprar y ver como nuestro activo pierde valor por una caída del precio. De hecho, la cantidad de riesgos envueltos en el mundo de los mercados financieros es muy alta.

Vamos a ver algunos de ellos.

El riesgo en el crédito

Esto tiene que ver con el hecho de que el agente con el que tenemos la contrapartida de nuestra inversión o negocio no puede hacer honor a sus obligaciones por cuestiones que se nos escapan.

En el mundo de la inversión, los instrumentos tendrán diferentes valoraciones de crédito según las calificadoras oficiales; aunque una calificación de AAA (máxima) no garantiza nada (Enron o Lehman)

En el trading, sobre todo con derivados, se da el caso de que los intermediarios que usamos pueden suponer un “riesgo de crédito”, pues los mismos pueden decirnos o hacernos entender que son empresas sólidas, y luego demostrarse que no, en cuyo caso veremos cómo nuestros contratos de, por ejemplo, CFDs o Forex no valen nada.

Riesgo de impuestos

Imaginemos que tenemos una actividad en el trading a corto plazo, ya sea como traders, proveedores de señales, bróker, sistemas, etcétera.

Imaginemos que el gobierno sube el impuesto de las ganancias del trading a corto plazo al 60 u 80% del beneficio.

En ese caso, nuestro negocio dejaría de existir.

Un caso aún peor, es el de la adopción de un impuesto tipo “Tasa Tobin”, el cual significaría que toda actividad de trading a corto plazo dejaría de existir en el país que lo adoptara.

En el largo plazo, el riesgo de impuestos viene por el lado de que el país adopte un sistema casi confiscatorio y que casi todo lo que hayamos ganado con nuestras inversiones no valga para nada.

Imaginemos que compramos oro y que el sistema financiero nacional colapsa, pero que al mismo tiempo el gobierno confisca la posesión física del oro en un intento de “aportar” estabilidad.

Riesgo de tipos de interés

Este riesgo está especialmente relacionado con las inversiones en renta fija, dado que dependerá de lo que hagan los tipos de interés, nuestras inversiones en bonos o letras del tesoro valdrán mucho o poco.

En casos extremos, por ejemplo que un país esté en una situación de colapso monetario, como Venezuela en 2015, los tipos de interés de la economía nos indican que prácticamente toda actividad de inversión o negocio genuino en esa sociedad ha dejado de existir.

En momentos así, las únicas vías son la corrupción y el mercado negro.

Este riesgo estaría relacionado con el que podríamos denominar: riesgo de inflación.

En el caso contrario, en una deflación severa, dependiendo de la solidez de nuestras inversiones u operaciones podríamos mantener el valor de las mismas, incrementarlo o ver como este cae hasta cero.

Recordemos, por ejemplo, el destino de buena parte de las acciones en los Estados Unidos en los años 30 del siglo XX.

Riesgo de liquidez

Este es un factor realmente importante tanto a la hora de invertir como a la hora de hacer trading a corto plazo.

En el mundo de la inversión, se torna especialmente importante cuando la cartera gestionada tiene un tamaño importante.

En este sentido, sistemas que se comportan bien para una cartera pequeña pueden perder efectividad cuando hay que mover miles de millones de dólares, debido a que no hay la suficiente liquidez en los mercados pertinentes para tomar precios “eficientes”, dándose el caso de que muchas grandes inversiones han de liquidarse a diferentes precios según la liquidez disponible.

En el trading a corto plazo, también es algo de extrema importancia, pues siempre se intentará elegir los instrumentos con más liquidez a la hora de hacer este tipo de operaciones frecuentes.

En un instrumento sin liquidez, no solo perdemos eficiencia en la gestión de los precios, sino que tenemos un riesgo mucho más grande de padecer un gap (hueco) en el precio de proporciones considerables.

Por lo general, siempre será recomendable tener una cartera de trading o inversión diversificada y en activos con bastante liquidez. Si los activos tienen poca liquidez, el grado de diversificación debería ser mayor.

Riesgo de tipo de cambio

Este riesgo es especialmente importante cuando hacemos operaciones con mercados extranjeros, dándose el caso que podremos tener grandes ganancias en una bolsa extranjera pero pérdidas terribles en el tipo de cambio de la moneda.

Esto es muy importante en la inversión a largo plazo ya que dependiendo de las fluctuaciones de las divisas internacionales podremos tener grandes oportunidades o peligros en nuestras operaciones.

Lo mejor, y está bastante demostrado, es tener una cartera bastante diversificada internacionalmente, de tal manera que cuando un mercado o divisa va mal, al menos tendremos alguna que va “mejor”, al menos en términos relativos, pues puede ocurrir que en ocasiones, todas las inversiones vayan “mal”, por ejemplo, en un mercado bajista mundial de acciones.

Riesgos de la Bolsa de valores

En este sentido, podemos ver ejemplos como el de Grecia en 2015 u otros países, donde los ciudadanos sacaron el dinero de los mismos y lo pusieron en diferentes divisas, debido al miedo de confiscación o devaluación en los mercados nacionales.

Esto estaría relacionado con otro tipo de riesgo que podríamos llamar: riesgos políticos a la hora de invertir.

Este tipo de riesgo, si nos damos cuenta, es uno de los más importantes, pues de él dependerán buena parte de los que hemos descrito, ya sean tipos de interés, impuestos, tipos de cambio de divisas, etcétera.

Después de todo, todas estas cuestiones están relacionadas, y muchas de ellas están fuertemente influenciadas por las políticas y la dirección que adopte un país a largo plazo.

Riesgo del instrumento

En ocasiones podremos invertir en diferentes instrumentos del mismo activo, dándose el caso de que no todos tienen el mismo riesgo.

El ejemplo más claro de esto es el caso del oro, ya que no es lo mismo tener un contrato de futuros o de ETF que el tener el oro físico.

El riesgo de los primeros casos es muy superior al del último por razones obvias: el papel es papel, después de todo.

Una teoría al respecto es la de la Pirámide de Exter.

Otro ejemplo con respecto a los activos es el típico de comprar un ETF de materias primas, la mayoría de los cuales van perdiendo valor con el tiempo, debido a que estos suelen comprar futuros de las anteriores.

Por eso, no es recomendable comprar este tipo de ETFs como inversiones a largo plazo y hemos de tener cuidado antes de  negociar con los mismos.

Un ejemplo lo tenemos en el ETF del Gas Natural. Si queremos invertir en gas natural es mejor que lo hagamos en acciones relacionadas con esa materia, más que con ese ETF o futuros.

Riesgos de invertir en Bolsa

Todo trader o inversor hará bien en sopesar todos esos riesgos, y más, a la hora de ponerse a negociar o comprar activos, pues el mundo de los mercados financieros suele ser más complicado de lo que parece a primera vista.

Visita nuestro broker recomendado para Acciones

Visita nuestro broker recomendado para Forex

Visita nuestro broker recomendado para España

Aviso de riesgo: los CFDs son instrumentos complejos y tienen un alto riesgo de que se pueda perder el capital rápidamente debido al apalancamiento. Entre el 74 y el 89% de los inversores de cuentas minoristas pierden dinero cuando negocian con CFDs.

Negocia en la plataforma de CFDs más popular del mundo

+