Operaciones binarias en Bolsa

¿Qué son operaciones binarias en Bolsa?

No sería extraño que muchos acaben aquí pensando que estamos tratando de las operaciones binarias matemáticas, pero no, lo cierto es que esto no va sobre teoría matemática, sino más bien sobre teoría y práctica de trading e inversión en los mercados financieros.

No obstante, las operaciones binarias en Bolsa no son ajenas al mundo de las matemáticas, pues es esencial entender las mismas para poder operar en estos mercados de manera eficiente.

Las operaciones binarias es otra manera de llamar a las opciones binarias.

Aunque el termino operaciones hace mas referencia a realizar una acción, de manera que las operaciones binarias vendrían a ser las opciones binarias ejecutadas tras haber comprado determinada opción.

El segundo término de “operaciones binarias”, hace referencia al término binario, que como bien podemos entender, nos presenta dos posibilidades en una dicotomía bastante simple, que es lo mismo que los famosos 0 y 1 de los modelos binarios de los ordenadores.

Es decir, aquí tenemos lo que hace a las opciones binarias tan simples y atractivas a la hora de operar en Bolsa: su carácter binario.

Operaciones binarias Bolsa

Las operaciones son sencillas.

Compramos una opción binaria al alza: una operación binaria alcista, ó compramos una opción binaria a la baja: una operación binaria bajista.

En ambos casos la posibilidad de ganar o perder es sencilla: tendremos un precio inicial que marcara nuestra ganancia o pérdida, y también un periodo inicial acordado que marcara el precio final de la operación, y que decidirá si nuestra operación binaria ha ganado o no.

Esto presenta mucha comodidad a la hora de negociar en Bolsa, pues nos ahorra de todo el drama que tienen los operadores de acciones, Forex o CFDs, ya que los mismos saben cuando compran, pero nunca cuando venden.

El que no ha negociado nunca en Bolsa puede que no lo vea tan claro, pero la realidad es que después de haber comprado una acción, empiezan muchos problemas de ansiedad que no estaban previstos a la hora de la compra inicial.

El ejemplo básico es el siguiente:

  1. Compramos una acción porque nos gusta dicha empresa o porque pensamos que técnicamente la misma presenta una buena oportunidad de compra.
  2. Realizamos la compra.
  3. Un día después de comprar la acción baja un 2% con lo que los nervios se nos ponen a flor de piel.
  4. Vendemos la acción por miedo a que siga bajando.
  5. Luego de venderla, la acción sube nuevamente.
  6. Dos semanas más tarde, la acción ha subido un 20%.

En este ejemplo tan sencillo vemos como los nervios juegan una mala pasada a un trader común.

Pues bien, ese trader común es el típico inversor y operador en Bolsa que no sabe qué hacer con la acción después que la compro.

Es más, el problema puede incluso surgir si la acción sube, dándose el caso que muchos inversores venden la acción antes de tiempo, al ver un pequeño beneficio, cuando de haber esperado habrían ganado mucho mas.

Las operaciones binarias nos ahorran todos estos problemas pues con las mismas, solo tenemos que preocuparnos por realizar una buena compra o entrada.

Una vez hecha ya dejamos que la operación siga su curso y llegue hasta el final de su periodo de cotización, ya sea 1 minuto, 15, 60, o 5 días.

No obstante, hay traders e inversores que siguen prefiriendo los mercados tradicionales. Qué duda cabe que los mismos tienen sus ventajas así como sus defectos.

Cada trader tendrá que decidir qué es lo que mejor le conviene a la hora de adentrarse en los peligrosos territorios del trading.

Visita nuestro broker recomendado para Acciones

Visita nuestro broker recomendado para Forex

Visita nuestro broker recomendado para España

Aviso de riesgo: los CFDs son instrumentos complejos y tienen un alto riesgo de que se pueda perder el capital rápidamente debido al apalancamiento. Entre el 74 y el 89% de los inversores de cuentas minoristas pierden dinero cuando negocian con CFDs.