¿Es buena idea invertir en el IBEX 35? Cotización y análisis

Cotización del IBEX 35

El IBEX 35 es sin duda el índice bursátil más seguido en España, con cientos de miles de consultas al día sobre el desarrollo de su sesión.

El número de inversores individuales interesados en el IBEX35 ha crecido con los años, siendo más de un millón y posiblemente más de 4 millones de inversores en todo el país, aunque es difícil saber la cifra exacta porque no hay datos claros al respecto.

Luego tenemos a los grandes grupos inversores y fondos de inversión españoles, los cuales en su mayoría están metidos en acciones del IBEX. También hay varios fondos internacionales que tienen participaciones en empresas del índice español y lo siguen.

Por lo tanto, son muchos los inversiones que están preocupados por la marcha de las empresas del índice español, marcha que no ha sido demasiado buena desde hace muchos años, cosa que hace que aumente la preocupación entre los inversores.

¿Cambiarán las tornas y volveremos a presenciar un gran mercado alcista en el futuro o irá el IBEX hacia una crisis más profunda?

¿Qué es el IBEX 35?

Primero de todo vamos a ver que es el IBEX 35.

Haz click aquí y abre una cuenta gratuita con el broker más popular para operar CFDs de acciones

Aviso de riesgo!
Entre el 60 y el 92% de los clientes pierde dinero cuando hace trading con los proveedores de CFDs y Forex. El trading de CFDs implica mucho riesgo. Puede perder todo su capital.

bolsas y mercados españolesEste es el índice de referencia de la Bolsa española el cual está gestionado por BME (Bolsas y Mercados Españoles) que es la empresa encargada de gestionar los mercados bursátiles de España.

Como el mismo nombre lo indica, el IBEX está formado por 35 empresas más importantes del país en un sistema de ponderación por capitalización bursátil.

El IBEX 35 vendría a ser el Dow Jones español el cual es la referencia en el mundo bursátil e inversor nacional, pues los inversores españoles lo siguen muy de cerca.

Digamos que si al IBEX le va bien la economía española tiene buen comportamiento y crecimiento de empleo. Si el IBEX cae a plomo es que las cosas en la economía española pintan mal.

Este índice tiene una particularidad bastante importante, y es el hecho de que es uno de los índices bursátiles donde las acciones más importantes tienen más peso, al ser un índice de capitalización ponderado.

Es decir, que los grandes conglomerados financieros, energéticos y de comunicaciones del IBEX como: Telefónica, Banco Santander, el BBVA, Repsol e Iberdrola sufre, el IBEX va con ellos, de tal modo que muchos de esos valores tienen una cotización similar a la del índice español, sobre todo en el caso del sector bancario, que juntando a varios bancos supone una parte muy sustancial del índice y que hace que el mismo sigua de cerca la cotización del sector. Esto último es una de las razones del penoso rendimiento del  índice desde el 2007.

No obstante finalmente otra empresa ajena a los grandes emporios antiguos del país, Inditex, se unió al grupo, debido a su enorme crecimiento desde los años 2.000, convirtiéndose en una de las empresas líderes en el mundo en el sector de las ventas minoristas de ropa.

En este sentido, Inditex ha roto un poco la monotonía y el carácter fuertemente concentrado del IBEX 35, aunque todavía le queda mucho por recorrer al índice, ya que lo más sano es que cambiara la composición de sus empresas de cara al futuro y hacer un índice más moderno y variado, cosa difícil tal y como están las cosas en España en la tercera década de los 2000.

¿Es el IBEX35 un índice de corte estatalista?

Pues porque si nos fijamos las grandes empresas del IBEX, tanto los bancos como las energéticas dependen de manera fundamental de la regulación estatal en dichos sectores, de tal manera que podemos decir que su negocio depende de lo que diga el Estado, y con lo que dice el Estado hoy en día, la competencia en esos sectores está cerrada, es decir, podríamos decir que funcionan en oligopolio, teniendo que responder solamente ante competencia internacional, si se da el caso.

El caso de los bancos es un poco diferente pues los mismos se puede decir que son empresas privadas pero protegidas por lo público, ya que el Estado parece ser que no las va a dejar quebrar.

Esto último lo pudimos ver en la crisis del 2008 y en las posteriores de la prima de riesgo del 2010 2011 y 2012. En esos años el Estado español y la Unión Europea salieron a la defensa del sector bancario nacional que estaba a punto de quebrar.

Este problema de la falta de competencia y regulación extrema acaba por pasar factura pues a lo largo del tiempo provoca una “sovietización” del mercado empresarial nacional, en el que la innovación y tecnología dejan casi de existir y pasa a depender plenamente de los avances tecnológicos exteriores, siguiendo a estos de lejos y con retraso.

¿Cuál es la consecuencia de lo anterior?

Pues que la supuesta falta de competencia en el sector financiero, por ejemplo, se acaba por convertir en un desastre en ciernes porque la competencia no viene tanto por la implementación de competencia de bancos extranjeros sino por los avances tecnológicos internacionales que traen las nuevas empresas y tecnologías con los colosos americanos a la cabeza como Apple, Google, Amazon, etcétera, y otros negocios de orden digital que acaban por comer terreno en el antiguo mercado de transacciones financieras de los bancos, por no decir que la enorme red de oficinas físicas acaba por ser obsoleta en el mundo de los movimientos digitales.

Por esta razón el IBEX 35, y otros índices europeos similares, se encuentran en una tesitura muy delicada, con una divergencia con los Estados Unidos no vista desde hacía mucho tiempo, en la que la bolsa europea languidece de manera continua. En este caso hay que decir que el IBEX es uno de los peores índices del continente, junto a la bolsa italiana. No debería extrañarnos si acabara como la griega.

La excepción a esto es Inditex, ya que la misma tiene que competir en un mercado mucho más complicado que Telefónica.

Digamos que Inditex necesita convencer a los compradores a nivel de calle en mayor medida que Iberdrola, la cual estará más interesada en obtener beneficios provenientes de los pasillos de los ministerios nacionales.

Otros ejemplos de Bolsas con empresas de este perfil son casi todas las de los países latinoamericanos, por ejemplo.

Como contraste a esto podemos tener las bolsas de los Estados Unidos o Hong Kong, Tokio, etcétera, donde hay muchas más empresas compitiendo en los mercados tecnológicos, mucho menos regulados que los de servicios “básicos”.

Sin embargo, hay un punto a favor de este hecho desde un punto de vista inversor.

Al tratarse de empresas de este tipo el índice es uno de los mejores en términos de dividendos, pues todas esas empresas nombradas son generadoras de dividendos muy buenos de manera casi continua, de tal modo que podríamos decir que una parte de las empresas del IBEX forman parte de los llamados “aristócratas del dividendo”, que suelen ser el tipo de acciones favoritas de un grupo amplio de inversores que toman sus decisiones basadas en estos datos.

¿Invertir en el IBEX 35 sí o no en 2020 y 2021?

Sin duda estamos en uno de los momentos con más incertidumbre en la economía mundial en los últimos 100 años. Un momento que podríamos compararlo a la Guerra Civil española o las guerras mundiales. La pandemia del Covid 19 va más allá de una crisis sanitaria ya que las respuestas de los gobiernos ante la misma han supuesto un nivel de intervencionismo no visto desde los periodos de guerra.

invertir ibex35

Con semejante panorama es muy complicado lo que va a ocurrir en el IBEX 35 los próximos años.

Una cosa está clara: el IBEX 35 es una de los índices bursátiles de los países avanzados más vulnerables a la “nueva normalidad” que trae el problema de la pandemia. ¿Por qué? Pues porque la gran mayoría de sus empresas dependen de la economía tradicional y tienen poco nivel tecnológico y de presencia online.

Por ejemplo, la banca, de la que el IBEX es un índice muy representado con la misma, estaba metida en una crisis que parecía sin salida debido a niveles enormes de deuda y de problemas de demanda y estructura de costes. Hay muchos que piensan que el sector está condenado a morir y a ser sustituido por un nuevo sistema financiero en el futuro.

Otros sectores grandes del IBEX son las energéticas y las constructoras. Ambas dependen en gran medida de la marcha de la economía y como la española no es que esté para tirar cohetes, parece que tienen las cosas bastante complicadas. No obstante, el sector energético ha hecho un esfuerzo por adaptarse al futuro medioambiental de energías renovables. Menos suerte parece que van a tener empresas como Repsol o Técnicas Reunidas.

Visita nuestro broker recomendado para Acciones

Visita nuestro broker recomendado para scalping

Visita nuestro broker recomendado para España

Aviso de riesgo

Los CFDs son instrumentos complejos y tienen un alto riesgo de que se pueda perder el capital rápidamente debido al apalancamiento. Entre el 74 y el 89% de los inversores de cuentas minoristas pierden dinero cuando negocian con CFDs

Además, del resto de empresas pocas se salvan y casi ninguna se puede considerar con un alto perfil tecnológico. Amadeus, una de las pocas que sí lo tiene resulta que está metida de lleno en el sector de viajes, uno de los más golpeados por la pandemia.

Con todo esto tenemos una situación muy complicada pues más del 70% del índice está en acciones de sectores con problemas muy serios con el tema de la nueva normalidad. Si a esto le añadimos que la economía española ya venía bastante floja del 2019 y también que el gobierno de socialistas y comunistas supone un fuerte hándicap para la economía, parece que tenemos un paquete bastante malo para apostar por el índice español.

Por ejemplo, la última propuesta del gobierno de subidas de impuestos, la mayor de toda Europa en la crisis, también supone crear una tasa tobin para las acciones españoles. Con medidas como estas no hace falta mucho más para ver que el índice español tiene demasiadas barreras que sortear. Ojalá no fuera así pero esa es la realidad.

La mayoría de inversores extranjeros apuestan por las empresas tecnológicas, de salud y energías renovables, sectores que parece que van a despuntar en el futuro. España no tiene mucho de eso, sobre todo de las primeras. En salud y renovables algo hay y parece que algunas de ellas como Solaria o Pharma Mar (su análisis bursátil) van a entrar en el IBEX en breve, ante la caída estrepitosa de otras empresas.

El panorama a largo plazo del índice se presenta bastante desolador, la verdad. Sobre todo si tenemos una fuerte recesión o crisis financiera que ataque a la banca, o peor aún, una crisis de deuda soberana con rescate duro de por medio. En ese escenario el IBEX35 podría caer hasta niveles muy bajos. En una crisis dura no debería extrañarnos que se fuera por debajo de los 2.500 puntos, que aunque parece que es una cifra exagerada, no lo es tanto como lo parece.

Razones para invertir (y para no hacerlo) en el IBEX 35:

  1. Se encuentra bastante deprimido después de muchos años de caídas (en teoría buena noticia, pero no tiene por qué)
  2. Muchas de sus empresas pagan buenos dividendos (aunque hay que ver lo que pasa en 2020 y 2021 con la pandemia
  3. Si hubiera una cura de la pandemia en forma de vacuna sería uno de los índices que más recuperaría, ya que España recuperaría su enorme sector turístico
  4. Si no hay cura de la pandemia es casi imposible que el sector turístico se pueda recuperar y eso es una losa de mucho peso en España
  5. El índice casi no tiene participación tecnológica y de empresas a las que favorezca la “nueva normalidad”
  6. El gobierno con fuerte sesgo comunista de España no ayuda para nada a que la economía española vaya bien, y eso lo va a notar el IBEX 35

Son muchas razones para invertir o no en el índice español.

¿Cuáles terminarán por imponerse los próximos años?

Sinceramente, en mi opinión, el IBEX35 tiene muy mala pinta desde el punto de vista macro de aquí a unos años.

Evolución bursátil e historia del IBEX

historia del ibex35El IBEX 35 nació el 14 de enero de 1992, con lo que podemos ver que es un índice bastante joven.

El mismo tuvo unos años muy difíciles desde 1986 hasta 1992 con constantes subidas y bajadas en forma de sierra.

Desde 1992 hasta el 2007 fue uno de los mejores índices bursátiles del mundo multiplicando su cotización por 10, con el mercado bajista del colapso de la burbuja del Nasdaq por medio, del 2000 hasta 3l 2002.

Posteriormente el IBEX 35 ha vivido sus años más difíciles desde el 2007 hasta el 2012 con continuos y terribles mercados bajistas, primero por la crisis “subprime” en los Estados Unidos, unida al colapso de la burbuja inmobiliaria española, siguiendo por la crisis de las primas de riesgo en Europa, que llevaron al índice a niveles de pánico en medio del total colapso de la bolsa griega.

Empresas del IBEX 35

Como ya hemos podido ver, el IBEX 35 está compuesto por las mayores empresas españolas por capitalización, por lo que en el mismo siempre hay salidas y entradas casi todos los años, con un núcleo fuerte de acciones como las nombradas anteriormente.

El núcleo fuerte del IBEX está formado por el Banco Santander, el BBVA, Iberdrola, Inditex y Telefónica.

Estas cinco acciones suelen suponer el 50% de la capitalización del IBEX, con lo que nos podemos hacer una idea de la importancia de las mismas.

Otras acciones importantes serian las de Repsol Ferrovial, Amadeus o Abertis.

Empresas del IBEX 35:

  1. Acciona: construcción (análisis bursátil de Acciona)
  2. Acerinox: metalúrgica (análisis bursátil de Acerinox)
  3. ACS: construcción
  4. AENA: control aéreo
  5. Almirall: farmacia
  6. Amadeus: tecnología viajes
  7. Arcelormittal: metalúrgica (análisis bursátil de Arcelor)
  8. Banco Sabadell: banca
  9. Bankia: banca
  10. Bankinter: banca (análisis bursátil de Bankinter)
  11. BBVA: banca (análisis bursátil de BBVA)
  12. Caixabank: banca
  13. Cellnex: telecomunicaciones
  14. Cie Automotive: automoción
  15. Colonia: inmobiliaria
  16. Enagás: energía
  17. Ence: industria
  18. Endesa: energía (Análisis bursátil de Endesa)
  19. Ferrovial: construcción (Análisis bursátil de Ferrovial)
  20. Grifols: farmacia (Análisis bursátil de Grifols)
  21. IAG: transporte
  22. Iberdrola: energía
  23. Inditex: comercio (Análisis bursátil de Inditex)
  24. Indra: ingeniería
  25. Mapfre: servicios financieros (Análisis bursátil de Indra)
  26. Másmovil: telecomunicaciones
  27. Meliá hoteles: turismo
  28. Merlin Properties: inmobiliaria
  29. Naturgy: energía
  30. Red Eléctrica: energía (Análisis bursátil de Red Eléctrica)
  31. Repsol: energía petrolera (Análisis bursátil de Repsol)
  32. Santander: banca (Análisis bursátil de Santander)
  33. Siemens Gamesa: energías renovables
  34. Telefónica: telecomunicaciones (Análisis bursátil de Telefónica)
  35. Viscofán: industria

Nadie garantiza que ninguna de estas o de las otras empresas vaya a permanecer en el IBEX por mucho tiempo o siempre, aunque las cinco primeras es muy complicado que salgan del mismo.

¿Y por qué es tan complicado que salgan?

Pues por una sencilla razón.

Si un día Telefónica o el BBVA caen tanto para salir del IBEX quiere decir que deberían caer más de un 95%, es decir, deberían prácticamente quebrar.

Lo de quebrar no sería gran problema para buena parte de las acciones del IBEX o del mercado continuo español. La economía española lo soportaría sin problema.

Ahora bien, un colapso del BBVA significaría que la economía española estaría entrando en barrena, lo que implicaría la misma solvencia del Estado.

Dicho de otro modo, si el BBVA o Iberdrola quiebran probablemente estaríamos hablando de la quiebra del Estado español, y ahí ya entramos en otro terreno más complicado.

¿Veremos algún día la quiebra de alguno de esos grandes colosos?

Quién sabe, en el pasado muchas grandes empresas que parecían consolidadas salieron del IBEX. Nombres tales como: CEPSA, Iberia, Jazztel, NH Hoteles, Sacyr, Prisa, Sol Meliá o Zeltia.

Además, con la llegada de la nueva normalidad cada vez más entroncada en el sistema en los próximos años todo parece indicar que nos van a sorprender varias quiebras, incluso de nombres que nunca esperaríamos hace años.