¿Qué es la volatilidad?

Volatilidad definición

La volatilidad es uno de los conceptos más importantes a la hora de invertir en los mercados financieros.

La misma hace referencia a la magnitud con la que se mueven los activos financieros.

A mayor magnitud del movimiento, mayor volatilidad.

Normalmente, los inversores o traders buscarán aquellos activos que se mueven de manera más fuerte que otros, y por tanto buscan activos volátiles

Sin embargo, hay otros inversores, sobre todo a largo plazo, que prefieren inversiones poco volátiles.

La volatilidad de un instrumento financiero puede ser básicamente de dos tipos:

  • Volatilidad intradía o a corto plazo
  • Volatilidad a medio y largo plazo.

La volatilidad intradía la podríamos medir como la media en la que se mueve el precio en un instrumento durante un día.

VIX volatilidad

La mejor manera de medir la volatilidad hoy en día y seguida por la gran mayoría de los profesionales es a través del VIX, el índice de volatilidad más conocido del mundo, y que mide la volatilidad del  índice S&P 500, el cual marca la referencia en los mercados mundiales de acciones.

Como vemos la volatilidad varía de manera significativa durante los años
Como vemos la volatilidad varía de manera significativa durante los años

Indice de volatilidad

Como vemos en el gráfico, el índice VIX de volatilidad nos dice que hay unas variaciones muy importantes de la misma a lo largo de los años, multiplicándose por un factor de hasta 10, desde los momentos menos volátiles hasta los momentos de volatilidad más extrema.

En el mundo del trading y la inversión en Bolsa esto es de importancia crucial pues cuando el vix tiene un valor muy alto quiere decir que es muy probable que estemos en un mercado bajista.

Como ya deberíamos saber no tiene nada que ver invertir en un mercado bajista que en uno alcista.

Lo mismo podemos decir del trading, en cuyo caso es bien conocido que estrategias que van bien con volatilidad suelen comportarse mal en la ausencia de ella.

Por eso mucha gente siempre está mirando el VIX como referencia de la posibilidad de haber entrado o salido de un mercado bajista.

Volatilidad de las acciones

Unos activos se suelen mover un 1,5% de media al día, como algunas acciones Blue Chips, y otros activos se pueden mover un 3% de media al día, como las acciones “chicharros”, o penny stocks.

Por ejemplo, puede haber activos que tienen una gran volatilidad intradía, es decir, que en sus movimiento diarios se mueve de manera muy fuerte, pero apenas se mueve a largo plazo, permaneciendo en un rango de precio más o menos determinado.

Otros activos suelen tener una movimientos muy volátiles a largo plazo, lo cual suele ir acompañada de volatilidad a corto plazo.

Por ejemplo, el Nasdaq es un índice con una volatilidad mayor que la del SP500 tanto a corto como a medio plazo.

Volatilidad Forex

Al igual que en las acciones, en el forex se encuentran importantes diferencias en la variaciones de los precios de los instrumentos financieros.

Aquellos que son menos volátiles suelen ser los de países que son vecinos y que tienen ciertas políticas económicas comunes.

Esos pares pueden ser, por ejemplo, el USDCAD, EURGBP o AUDNZD.

Volatilidad del tipo de cambio

Los pares con mayor volatilidad media, tanto en intradía como a largo plazo, son aquellos de países lejanos o con grandes diferencias socioculturales entre ellos, como: GBPJPY, CADCHF, EURJPY, NZDUSD, AUDCHF, ó exóticos como el USDZAR o el USDTRY.

En los futuros se intentará también, buscar algún instrumento que se mueva lo máximo posible, y que mantenga unas buenas condiciones de trading.

En ese caso, las materias primas suelen ofrecer una volatilidad excelente, con algunos de los mejores mercados alcistas o bajistas de los mercados.

Volatilidad SP500

Para day trading son preferidos, sin embargo, los grandes índices como el SP500 o el DAX.

En las opciones clásicas y en las binarias, la volatilidad es muy importante, sobre todo en las primeras.

Los market makers y vendedores de opciones clásicas siempre preferirán hacerlo en condiciones poco volátiles, pues los mismos ganan tanto si el activo se mueve al lado contrario del que apostó el cliente, o si permanece estático, es decir, si no muestra volatilidad.

Aunque recordemos que el activo puede tener gran volatilidad y aún así permanecer en el mismo precio después de varios días.

Por ejemplo, si un activo sube un 10% en dos días y baja otro 10% en el día siguiente, habrá tenido una volatilidad de tres días pequeña (el activo permanece en el mismo precio), pero, sin embargo ha sido muy volátil en el movimiento  intradiario.

Por todo esto, para aquel que está interesado en invertir o hacer trading en los mercados financieros, no está de más saber si los instrumentos en los que va a operar tienen movimientos volátiles interesantes, y compararlos con los de los demás instrumentos.

Un punto importante en este asunto es, por ejemplo, que el spread que nos ofrezca el bróker no sea muy grande si tenemos unos movimientos poco volátiles.

Es decir, deberíamos escoger activos que nos ofrezcan una buena relación volatilidad/spread.

De nada me vale contratar un activo si pago un spread del 1% del subyacente, cuando el activo apenas se mueve un 1% de media al día (por poner un ejemplo extremo).

La volatilidad puede ser nuestra amiga, pero también nuestra enemiga.

De cualquier manera, siempre se recomienda invertir con cautela.