¿Qué son las opciones financieras?

Las opciones financieras es uno de los instrumentos más antiguos que existen en los mercados, y al mismo tiempo, uno de los menos populares para el público minorista, salvo en los Estados Unidos, donde hay un mercado de opciones sobre acciones y futuros bastante grande.

Mercado de opciones financieras

Es en ese mercado donde se encuentran las mejores condiciones para operar con este tipo de opciones, siendo por tanto los brokers americanos, los mejores para operar dichos instrumentos.

Es importante que no confundamos con las opciones binarias, las cuales son la nueva moda del mundo de la inversión y el trading.

Las opciones binarias están enfocadas al pequeño público, el cual ha sido el que ha dado el gran impulso al mercado de brokers de binarias.

Anteriormente, cuando no había internet, no había la posibilidad de hacer esas apuestas tan a corto plazo como son las de las binarias.

La gente tenía que dar las órdenes por teléfono y, desde luego, la gran mayoría de los pequeños inversores no hacían trading frecuente, por no decir que buena parte de la población no operaba nunca en la bolsa.

Hoy en día, con la explosión de las binarias, los CFDs, y el forex se ha producido un boom en esos instrumentos. Boom acompañado por la masiva afluencia del público minorista hacia ellos.

Opciones financieras definición

Las opciones nos dan la opción de comprar o vender, como una bifuración de caminos.
Las opciones nos dan la opción de comprar o vender, como una bifuración de caminos.

© foto cortesía de Geralt/Pixabay

Las opciones financieras son un instrumento más tradicional, que al igual que las acciones no es tan negociado por el público minorista, dejando su gestión en manos normalmente de profesionales.

Esto no es porque la operativa en opciones sea prohibitiva, pues el precio de las mismas no es tan elevado.

No obstante, las comisiones de las mismas son bastante elevadas, lo que hacen que no sea el producto más eficiente para un inversor o trader que disponga de 1.000 €.

Así mismo, tampoco son el producto ideal para hacer trading a corto plazo, pues son mercados no tan líquidos como otros.

Las opciones sobre las acciones tienen una diferencia bid-ask (spread) bastante grande.

Habría que acudir a las opciones sobre los grandes índices, como la SPY (SP500), para encontrar mejores condiciones de liquidez, y aún así no es un instrumento tan eficiente para hacer day trading, como por ejemplo el futuro del SP500 (ES).

Las opciones financieras más típicas y conocidas son sobre las acciones.

Tipos de opciones financieras

Hay dos tipos de opciones financieras: CALL y PUT.

Cuando como clientes compramos una CALL estamos adquiriendo un derecho para comprar 100 acciones en una fecha determinada y a un precio determinado de antemano. Los mercados de opciones tienen muchas fechas de vencimiento, incluso años.

Cuando compramos una PUT estamos adquiriendo un derecho de venta igual que en el caso anterior.

Como es lógico, cuando compramos una CALL es porque esperamos que el mercado suba, y cuando compramos una PUT es porque esperamos que el mercado baje.

Las opciones ofrecen la posibilidad de operar con una cantidad mayor de la que depositamos de garantía para la compra de los contratos.

Digamos que ponemos 1.000 € y podemos contratar un contrato CALL, cuyo valor nominal en acciones sea de 15.000€, por ejemplo.

El apalancamiento es, sin llegar de lejos al del forex u otros mercados, bastante grande, sobre todo teniendo en cuenta que son acciones, las cuales son activos mucho más volátiles que los índices o pares de forex típicos.

Opción Call ejemplo

Pongamos que Apple cotiza en 100$ y que pensamos que el precio va a subir bastante fuerte en las próximas semanas.

Podemos comprar la acción, o también podemos comprar opciones sobre APPLE. Si compramos las acciones, difícilmente vamos a poder hacerlo con apalancamiento, salvo que lo hagamos en un bróker americano con un apalancamiento de 2 a 1, o usando CFDs.

La alternativa es comprar una CALL a un mes de vencimiento al precio de 102$, supongamos que a 2$, lo cual nos cuesta 200$, al ser el nominal de las opciones siempre de 100 acciones del subyacente.

Dos semanas después de realizar esa compra, el precio de la acción ha subido a 110$.

En ese momento decidimos vender la opción, que cotiza por ejemplo a 8$ y coger nuestros beneficios.

Vendiendo la opción es como si compramos 100 acciones de Apple a 102$ y las vendemos en el momento por 110$ obteniendo un beneficio bruto de 800$, a lo que habría que restar los 200$ que nos costó el contrato al principio, además de las comisiones.

En caso de que la acción no hubiera subido, sino bajado a 95$, entonces habríamos perdido los 200$ de la operación. Como vemos, la pérdida siempre es limitada al desembolso inicial.

En el caso de que las acciones hubieran subido a 104$ habríamos tenido un beneficio nulo. Aunque recordemos que de entrada pagamos las comisiones, las cuales serían nuestra pérdida neta de la operación.

Opciones americanas o europeas

A este respecto, hay que recordar que las opciones pueden ser de tipo europeo o de tipo americano.

Las primeras solo pueden ser ejercidas en un momento dado, y las segundas pueden ser ejercidas en cualquier momento que decida el inversor antes del vencimiento.

Normalmente, la gran mayoría de opciones que se negocian son de tipo americano.

La facilidad con operar de manera apalancada opciones hace de estos instrumentos uno de los más versátiles del mercado.

La venta de opciones

Una de las características fundamentales de estos activos es la posibilidad de entrar en el lado vendedor vendiendo ya sea PUTS o CALLS.

Esto es algo que se puede hacer en los mercados americanos, y que lo realiza bastante gente, siendo uno de los sectores más desconocidos del trading debido a que no es un método fácil ni aconsejable para aquellos que no tienen experiencia.

El riesgo que se corre cuando se venden acciones es muy grande.

En estos casos, no hay límite posible de pérdida, al contrario que ocurre cuando las compramos, donde la pérdida es limitada y conocida de antemano.

¿Vender opciones?

Por el contrario, un vendedor de una CALL, puede tener una pérdida ilimitada si por alguna razón inesperada esa acción sobre la que tiene ha vendido un derecho de compra al precio X, sube de un minuto a otro un 100, 200 o 1000%.

En ese caso, los vendedores de opciones tendrán que afrontar terribles pérdidas y en muchos casos la quiebra total, al suponer esas pérdidas más que el balance de garantía de su cuenta.

Es decir, en teoría pueden acabar debiendo dinero

El mundo de la venta de opciones requiere de un amplio estudio que puede llevar años para alcanzar la práctica profesional.

Las estrategias realizadas en dicha operativa requieren de la realización de varias coberturas con ventas y compras sucesivas de contratos, lo cual tiene sus nombre específicos como mariposas, spreads o condors.

El mundo de las opciones financieras depende sobre todo de la volatilidad esperada en los subyacentes.

A mayor volatilidad mejor actividad para los vendedores de las opciones y los market makers, aunque también es verdad que estos subirán los premiums que hay que pagar por las opciones.

Así mismo un comprador de opciones lo hará solo si piensa que el activo se va a mover de forma sustancial, pues tanto si se mueve en el sentido contrario, como si no se mueve, perderá el dinero.

Este nicho de trading solo deberían usarlo aquellos que tienen amplios conocimiento del mercado o experiencia. Pero una vez adquirida, puede ser uno de los sectores más interesantes.

Visita nuestro broker recomendado para Acciones

Visita nuestro broker recomendado para Forex

Visita nuestro broker recomendado para España

Aviso de riesgo: los CFDs son instrumentos complejos y tienen un alto riesgo de que se pueda perder el capital rápidamente debido al apalancamiento. Entre el 74 y el 89% de los inversores de cuentas minoristas pierden dinero cuando negocian con CFDs.

Negocia en la plataforma de CFDs más popular del mundo

+