Nathan Rothschild y la Batalla de Waterloo

Una de las mayores y más conocidas leyendas de la historia de la Bolsa es la de la de Nathan Rothschild y la Batalla de Waterloo.

Como es bien sabido la Batalla de Waterloo fue la última de la vida de Napoleón donde fue definitivamente derrotado por las fuerzas anglo-prusianas y otros aliados.

La leyenda dice que Rothschild hizo una gran fortuna mediante la manipulación psicológica del mercado, haciendo creer que la batalla había sido perdida por Wellington, al comenzar a vender acciones con gesto apesadumbrado.

Toda esta historia tiene algo de verdad y de mentira, dependiendo del punto de vista con el que se mire.

Es cierto que Rothschild hizo una gran ganancia de esa circunstancia, pero no es cierto que se hiciera inmensamente rico a raíz de ello.

El hecho es que ya era inmensamente rico.

Ese día, simplemente, se hizo más rico aún.

El imperio de Rothschild era enorme antes de la Batalla de Waterloo.

De hecho, su red de informadores en el continente era la mejor que había en la época.

Algo totalmente lógico para alguien que dominaba buena parte de los mercados de oro, bonos y acciones de la época en toda Europa.

Es más, el poderío de los Rothschild era tan grande que prestaba dinero al gobierno británico para financiar, entre otras cosas, la guerra de Wellington, pero lo mejor de todo, es que de forma indirecta, también prestó dinero a Napoleón.

En la época era algo común que los grandes cárteles bancarios prestaran dinero a los diferentes contendientes.

La familia controlaba buena parte de esos cárteles bancarios en el resto de los países europeos de la época.

El poderío de la red de comunicaciones era tan grande que se puede decir que Rothschild tenía un servicio de espionaje secreto mucho más eficiente que el de ningún país europeo.

Y así fue como el mismo Rothschild puso a un hombre clave cerca de la batalla, para que nada más saber el resultado tomara rumbo a Londres, donde residía el gran magnate, para darle la buena nueva antes de que el mensajero oficial del ejército británico llegase.

Rothschild bolsa waterloo

El 20 de junio Rothschild recibió las noticias de la derrota definitiva de Napoleón, y procedió a presentarse en la Bolsa de Londres, en su “esquina” habitual, lugar al que todos los de la Bolsa miraban.

Con gesto taciturno y pesimista, Rothschild empezó a vender paquetes de acciones, lo que fue tomado por la mayoría de inversores como señal de que Wellington perdió la batalla, y comenzó una venta frenética que hizo caer el mercado, al parecer, un 5%.

Cosa, que sin ser una catástrofe, sí que podemos decir que fue una caída bastante fuerte.

No todos los días la Bolsa cae de esa manera. Aunque, según los relatos del mito, cualquier diría que la Bolsa habría caído más de un 30%.

Los agentes de Rothschild y aliados empezaron a comprar acciones en el momento más depresivo del día, pues las acciones que había vendido al principio, no eran sino en cantidad pequeña, un señuelo para hacer picar a la gente.

La cuestión, es que el día siguiente, cuando llegaron las noticias oficiales, la Bolsa subió de manera dramática, hasta un 13%, y ahí sí que podemos comprobar la magnitud del dinero que hizo ese día Nathan, sobre todo si tomó posiciones con algún apalancamiento, cosa que no me extrañaría.

Así mismo, seguramente, tomarían más posiciones en los mercados de bonos y otros.

Hay gente que dice que esto fue un mito, pero también hay mucha gente que dijo que esto era verdad. Como ejemplo, se dice que 100 años después, se publicó un libro publicando la historia, y la familia Rothschild intentó evitar el asunto por vía legal, aunque al final no pudo hacerlo.

Otras leyendas dicen que después de la batalla Rothschild no solo llegó a dominar el mercado de bonos británico, sino el Banco de Inglaterra también.

Haz click aquí y abre una cuenta desde 5 USD con uno de los mejores brokers del mercado

Aviso de riesgo: los CFDs son instrumentos complejos y tienen un alto riesgo de que se pueda perder el capital rápidamente debido al apalancamiento. Entre el 74 y el 89% de los inversores de cuentas minoristas pierden dinero cuando negocian con CFDs.

Como dije antes, este tipo de leyendas puede que sean ciertas o no, pero no porque Rothschild no llegase a dominar el Banco de Inglaterra de alguna manera, sino porque es posible que ya lo hiciera antes de la batalla.

Como vemos, siempre hubo maneras de hacer mayores beneficios para los poderosos desde los días añejos de la Bolsa.

Hoy en día, algo así no sería tolerado, y han de buscarse estrategias más subrepticias, desde luego.

Pero no nos quepa duda de que en ocasiones, cuando suceden ciertos acontecimientos políticos, geoestratégicos o económicos, hay gente que sabe de antemano, y tienen grandes ventajas de ello.

Imagínense el caso de aquellos que supieran de antemano lo que iba a hacer el Banco Central de Suiza en enero de este año, o casos en los que se tienen contactos directos con los bancos centrales y los ministerios de economía de los diferentes países, por ejemplo, sabiendo cuando uno de estos organismos va a empezar un QE y de qué magnitud.

Es imposible escapar a la trampa en el mundo de la Bolsa, y a medida que ha transcurrido el tiempo, menos aún.

Visita nuestro broker recomendado para Acciones

Visita nuestro broker recomendado para Forex

Visita nuestro broker recomendado para España

Aviso de riesgo: los CFDs son instrumentos complejos y tienen un alto riesgo de que se pueda perder el capital rápidamente debido al apalancamiento. Entre el 74 y el 89% de los inversores de cuentas minoristas pierden dinero cuando negocian con CFDs.