¿Qué son los futuros y cómo operarlos con éxito?

que son los futuros financieros y como funcionan¿Estás interesado en operar futuros?

¿Has visto por ahí que muchos traders profesionales recomiendan los futuros porque son los instrumentos más eficientes?

Te voy a responder a estas preguntas y muchas más.

Es más te voy a explicar cuál es la mejor manera para operar los mismos, que es al final lo que más interesa a los que están interesados en hacer uso de unas herramientas financieras tan potentes.

Vamos a empezar por lo simple, la palabra en sí: futuro.

¿Qué son los futuros en la bolsa?

Si pensamos de manera lógica y asociamos este término a los mercados de Bolsa, que son los que nos interesan, es probable que lleguemos a la conclusión de que estamos hablando de unos títulos de tipo bursátil que estamos negociando a una fecha futura.

Pero el hecho es que cuando compramos cualquier título bursátil que no es un futuro, como una acción, también estamos haciendo operaciones que requieren de un “futuro”, pues al comprar un título, ya estamos asumiendo que lo podremos vender en una fecha posterior.

Sin embargo, el concepto de los futuros es diferente del de las acciones bursátiles clásicas.

Con las acciones podremos vender los títulos cuando queramos, mientras que con los futuros tendremos que vender antes de que se dé el vencimiento de esos contratos.

Por lo tanto, aquí ya vemos que los futuros son contratos financieros con un vencimiento.

Esa es la primera diferencia importante.

Y lo que nos lleva a la siguiente pregunta:

¿Por qué tienen los futuros esos vencimientos?

La respuesta la encontramos en la historia y origen de estos instrumentos, porque no surgieron de la nada, sino por una demanda de mercado específica.

Historia de los futuros de Bolsa

historia de los futuros en bolsa

El origen de los futuros se encuentra nada menos que en Japón en el Siglo XX, cuando se estableció el primer intercambio para negociar futuros del arroz en 1710 en el Intercambio de Arroz de Dojima, Osaka. Hay quienes dicen que esta tradición venía ya desde el siglo anterior, en los 1.600.

Sin embargo, hay teorías que hablan que los futuros han existido desde tiempos inmemorables.

Al parecer, todo empezó con el código de Hammurabi, nada menos que 1.750 años A.C. en Mesopotamia; y es que parte de ese Código hacía referencia a la negociación de bienes y activos que debían ser entregados a un precio determinado en una fecha futura (aquí ya vemos una descripción precisa de lo que son los mercados de futuros).

También hay referencias a las negociaciones de materias primas a vencimiento futuro en escritos de Aristóteles, en Grecia.

En Europa, a pesar de que la primera casa de futuros organizada tuvo lugar en Londres en 1877, los orígenes de la negociación se van tan atrás como al 1571.

El caso japonés fue el primero de una casa de intercambio organizada de manera oficial, pero como vemos  las negociaciones con los mismos principios siempre tuvieron lugar de manera “espontánea”, allí donde hubo actividad mercantil.

La actividad no tardó en florecer en los Estados Unidos, formándose el epicentro de los futuros modernos actuales alrededor de Chicago, la ciudad más cercana y estratégica para los gigantescos terrenos de agricultura y ganadería del Medio Oeste de los Estados Unidos.

Tan pronto como en el siglo XIX empezaron a aparecer contratos de futuros en esa ciudad. Por ejemplo, el CBOT (Chicago Board of Trade) se formó en 1848.

antigua web del cbot de Chicago
Antigua web del Cbot de Chicago que fue absorbido por el CME

Pero la cosa no se queda ahí, pues hay incluso referencias a contratos de este tipo hasta en sitios como en la India del Siglo XIX.

Más tarde, el gran desarrollo de estos mercados tuvo lugar en los años 70 con el gran desarrollo de los mercados de los Estados Unidos como el CME, NYMEX, y muchos más que acabarían por dar paso a la negociación electrónica de hoy en día.

Fue ya a finales del Siglo XX cuando se empezaron a introducir futuros financieros de índices, tipos de interés o incluso divisas.

Sin embargo, el elemento común en los inicios de cada mercado de futuros en el paso tuvo como causa al factor agrícola.

¿Por qué?

Pues porque el componente de incertidumbre está fuertemente unido al de los mercados de futuros, y no hay mercado con tanta incertidumbre con el de las materias primas.

Esto es particularmente importante al principio, cuando las sociedades son eminentemente no-urbanas, lo que significa que buena parte del comercio tiene lugar debido a la oferta y demanda de productos o bien alimenticios (maíz, azúcar, café) o bien necesarios para las producciones industriales (algodón, cobre, zinc, platino).

Cómo funcionan los futuros

En el caso de Babilonia ya se puede ver claramente.

El objetivo de estos contratos de futuros es el de realizar una transacción pagando un precio en el presente y comprometiéndose a adquirir (o vender) la cantidad estipulada de activo.

Los famosos mercados japoneses del Siglo XVIII se basaron en el arroz, la materia prima que daba de comer a la inmensa mayoría de la población japonesa.

El hecho de que el agricultor estuviese dispuesto a pactar un precio sobre su producción – o al menos parte de ella – antes de tiempo era porque siempre eran habituales casos de climatología desfavorable y en los mismos el anterior se podía ver casi completamente arruinado.

También podría ocurrir el caso de que la cosecha fuera excesivamente buena y con ello los precios tendiesen a bajar, debido a un sobre exceso de producción en el mercado.

De ahí que no hiciera falta mucho para que surgieran negocios entre agricultores y comerciantes para asegurar los precios y las mercancías.

Ya sabemos lo que nos gusta a los humanos adivinar, y más cuando dichas adivinanzas tienen por objeto la posibilidad de ganar dinero.

Cuando el contrato llegaba a su vencimiento podrían pasar tres cosas:

1 Que el precio de mercado sea igual al acordado en un inicio, en cuyo caso tanto comprador como vendedor no perderían dinero.

2 Que el precio de mercado sea mayor al pactado, en cuyo caso sería el agricultor el que probablemente perdería dinero por recibir un precio inferior al que podría haberlo hecho de no haber firmado el contrato.

3 Que el precio de mercado sea menor al pactado, en cuyo caso sería el agricultor el que probablemente ganaría porque habría conseguido un precio mayor de antemano cuando el precio del mercado es muy bajo. Este puede ser un caso de una cosecha general exuberante en la que la mayoría de cosecheros hayan producido mucho más de lo esperado y el mercado esté inundado de producto, lo que hace que los precios se hundan.

Podemos ver que se trata de un juego de tipo especulativo en el que también se intenta ejercer de aseguradora. En este sentido, y en este tipo de negocios, llamados de cobertura, los contratos de futuros vendrían a ser algo similar a contratar una póliza de seguro.

De esta manera se logró crear mercados cada vez más complejos en los que los productores podían ir y vender sus productos en el instante (spot) o a un precio futuro (contratos forward), y entre ambas modalidades se desarrolló toda una industria, que además sirvió para estabilizar los importantísimos mercados de materias primas, tan necesarios para nuestras sociedades.

Este caso se ve claramente para el comercio de la agricultura, como puede ser el trigo o el arroz.

¿Qué son los mercados de futuros? ¿Cobertura o especulación?

que son los contratos de futuros

Por lo tanto, podemos ver que la mayoría del negocio de los inicios tenía un carácter de cobertura.

Sin embargo, conforme pasa el tiempo y las sociedades se vuelven más comerciantes, y otras actividades empiezan a florecer, no se tarda mucho en que los mercados de futuros van adquiriendo formas cada vez más complejas de trading especulativo.

Aunque ello no quiere decir que los mercados modernos de tipos de interés o divisas no tengan un carácter de cobertura comercial.

Veamos un ejemplo: futuros en bolsa

Un fondo de pensiones cuyo resultado depende de manera importante de si la bolsa va bien podría estar interesado en vender contratos de futuros, de tal manera que si el precio de la bolsa baja podrá ganar dinero con esos contratos.

Es decir, el fondo vende el contrato de futuro a 1.000 unidades.

Si la bolsa tiene un resultado catastrófico ese año porque la economía entró en una gran recesión y la anterior baja a 700 puntos, el fondo habrá podrá ingresar una ganancia del 30% en esos contratos.

Esto no quiere decir que el fondo de pensiones haga esto para ganar ese 30% solamente, ya que la mayor parte de la cartera de ese fondo puede estar compuesta de acciones y bonos corporativos y del Estado.

Si la parte de la cartera que corresponde a los mercados de acciones tiene el 50% del peso de la cartera, entonces si la bolsa baja un 30%, el fondo de pensiones habrá perdido un 15% de su capital, lo que en un fondo de esa categoría siempre es un desastre.

Sin embargo, si mediante la venta de una cantidad determinada de futuros como el ejemplo que comenté antes, logran reducir esa pérdida a un 5 o 6%, entonces el fondo de pensiones habrá hecho un buen trabajo de cobertura.

De lo que se trata es de no perder mucho cuando la situación del mercado es muy mala y de ganar un poco menos cuando las cosas van bien, de tal manera que tenemos un resultado más estable.

El ejemplo del fondo de pensión es ilustrativo porque obviamente estamos ante un modelo de negocio que requiere estabilidad. ¿Quién quiere que su pensión corra mucho riesgo?

Los futuros y la especulación

Sin embargo, a pesar de que el origen de esta práctica sea para hacer cobertura y reducir los riesgos, hay que admitir que también hay un componente especulativo.

Este componente especulativo es el que anima a muchos comerciantes y agentes a participar en la asignación de los precios de los contratos en la búsqueda de un beneficio cuando el mercado se mueve acorde a su predicción.

Este carácter especulativo fue pequeño siempre en las primeras fases del desarrollo de los mercados de futuros, pero siempre crece conforme estos mercados se van volviendo más complejos.

Incluso cuando el fondo de pensiones o inversión está intentando hacer cobertura no deja de haber un componente especulativo en ello pues sus gestores han de intentar adivinar de manera eficiente cuando va a ser el mejor momento para hacer una cobertura más o menos agresiva.

La gran mayoría de grandes organizaciones o empresas que usan estos mercados de futuros lo hacen con carácter de cobertura mayormente pero también con un componente especulativo.

¿Quién usa los mercados de futuros con carácter especulativo?

Los traders particulares y profesionales como hedge funds, por ejemplo.

Sin embargo, el caso que más nos interesa de todos es sin duda el de los traders particulares al que con casi toda seguridad perteneces si estás leyendo esto.

Esto es normal, pues los futuros son el instrumento financiero más eficaz y profesional para hacer trading en los mercados financieros.

La principal diferencia entre el carácter especulativo y de cobertura en estos mercados radica en lo siguiente:

Los que realizan una actividad de cobertura son los que van a ejercer el contrato de futuro a su fecha de vencimiento.

Por ejemplo, los casos de los productores de arroz que se comprometen a entregar la cantidad de producto estipulada en el contrato cuando llegue la fecha de finalización del mismo.

Los que realizan una actividad totalmente especulativa son los que se dedican a comprar y vender esos contratos de futuros en el mercado sin intención de ejecutar los mismos cuando llegue la fecha de vencimiento. Es decir, solo están interesados en obtener beneficios de las fluctuaciones de los precios antes de que venza dicho contrato.

Por lo tanto en este caso estamos hablando de especuladores financieros, pero en la actualidad esta actividad se conoce mejor como trading.

El trading tiene lugar por una de las características fundamentales de los futuros: el apalancamiento financiero.

Esto quiere decir que para poder comprar o vender un contrato se puede depositar una cantidad bastante menor que el valor del nominal.

De esa manera los traders (especuladores) particulares pueden intentar aprovecharse de la enorme potencia que tienen esos contratos.

Imagina que tienes 1.000 dólares y que con los mismos puedes comprar y vender un contrato que está valorado en 100.000 dólares.

Por eso mucha gente intenta aprender el negocio del trading en estos mercados tan grandes y poderosos.

¿La clave para que los traders y los productores se pongan de acuerdo?

Que son mercados centralizados y por tanto tienen un componente de seguridad máximo.

Los futuros como mercados centralizados

Al principio los futuros se inician de manera espontánea con contratos entre partes privadas, y así funcionan durante un tiempo.

Esto quiere decir que las partes son responsables de que dichos contratos se cumplan.

Al principio estos contratos solían ser muy seguros y entre partes que se conocían entre sí, con lo que los conflictos que podrían surgir entre las mismas serían mínimos o no existentes.

Conforme a estos mercados se fueron volviendo más complejos y empezaron a atraer a mayor número de productores y empresarios de todo tipo se llegó a la conclusión de que era mejor formar mercados regularizados con requisitos y reglas para todos para hacer de los mismos más seguros y con ello atraer incluso más participantes.

Esto es realmente necesario cuando el número de participantes se incrementa mucho y la mayoría no se conocen entre sí.

De esta manera surgieron los mercados antes nombrados como CBOT, NYMEX, etcétera.

El carácter centralizado, además, hace que todas las negociaciones queden registradas en un registro o libro contable que es gestionado y revisado por dicho mercado.

Esto hace que los mercados de futuros sean unos mercados con total transparencia ya que estamos ante un mercado real con gran cantidad de traders, dealers y agentes de todo tipo que saben que están jugando en un mercado transparente y seguro.

Principales mercados de futuros

principales mercados de futuros del mundo
página web del CME

El mercado de futuros en la actualidad es inmenso.

Hace años se trataba de un mercado totalmente dominado por los gigantes de los Estados Unidos.

Sin embargo en los últimos 20 años se ha visto un crecimiento impresionante de los mercados mundiales de futuros con una expansión sin precedentes sobre todo en Asia, pero no menos sorprendentemente incluso en sitios como Latinoamérica.

En la época dorada de Wall Street, en los años 80 y 90 del siglo pasado eran los mercados de Nueva York y Chicago los que dominaban el volumen mundial de manera abrumadora.

Las cosas han cambiado.

Como podemos ver en la siguiente tabla el volumen de Asia es tan grande como el de América del Norte, y muchos años está siendo superior.

mercados de futuros en el mundo por region

La tendencia dice que Asia va a ser el líder indiscutible de los mercados de derivados en las próximas décadas, a no ser que las cosas cambien.

Principales Intercambios de futuros

ranking de los principales intercambios de futuros del mundo

Cuando vemos los principales intercambios de futuros y opciones (nótese que en los mercados de futuros también se negocian opciones, productos muy similares) del mundo se ver perfectamente la importancia que dichos contratos va alcanzando en determinadas regiones.

El líder es el CME de los Estados Unidos, casa de los grandes contratos de futuros de ese país como el de las letras del tesoro o el S&P500 y muchos más.

Luego la Bolsa de la india y sus gigantescos mercados de opciones vienen pegando fuerte.

El ICE (Intercontinental Exchange), aunque radicado en los Estados Unidos, tiene a su mayor mercado en los futuros de Londres, particularmente los de metales y materias primas.

El siguiente es el grupo CBOE de los Estados Unidos.

Uno de los mercados que más ha crecido en los últimos años es el B3 de Brasil con un volumen enorme en sus contratos del Bovespa. El país latinoamericano vive una época dorada en los mercados de derivados.

Luego tenemos a clásicos como el Eurex y sus famosos contratos del DAX y los bonos alemanes.

El Nasdaq americano es casi exclusivo de opciones financieras.

Después tenemos a mercados que vienen pisando muy fuerte como el de Moscú, Shanghai y Dalian y que prometen seguir subiendo puestos los próximos años.

Por ejemplo, el volumen de trading de los futuros del barril Brent en Moscú ha superado al negociado en Londres, algo impensable hace no muchos años.

El MEFF español quedaría lejos, allá en el puesto 28.

Principales contratos de futuros del mundo

ranking de los contratos de futuros financieros mas populares del mundo

Estas listas que hemos visto están compuestas tanto de futuros como opciones, ya que son mercados que se negocian en los mismos mercados.

Sin embargo, aquí estamos hablando de futuros y por ello es interesante ver cuáles son los contratos de futuros más populares del mundo.

Como podemos ver tenemos contratos para todos los gustos, tanto en activos como en países.

El líder ya lo tenemos en China y es nada menos que en el mercado de los metales.

No podía faltar el todopoderoso Eurodollar del CME.

En cuanto a las energías vemos como el contrato negociado en Moscú del Brent ha sobrepasado a los clásicos del CL (WTI) de Texas como el del ICE en Londres.

Clásicos como el S&P500, el Euro Stoxx, el de Notas del Tesoro Americano de 10 y 5 años y el Bund alemán siguen ahí, en los primeros puestos.

Luego vienen pisando fuerte los mercados asiáticos y del las nuevas potencias, como los negociados en China, especialmente fuerte en materias primas, o en Brasil, con el Bovespa, que se ha encaramado como el segundo futuro de índice más negociado del mundo.

Seguramente echaremos en falta otros contratos como el del DAX 30, pero hay que tener en cuenta que el volumen de este no es demasiado alto en contratos pero sin embargo sí que es muy alto en nominal, habida cuenta del enorme tamaño de ese contrato.

futuros europeos del eurex
Web de Eurex: el intercambio de futuros alemán sede de los grandes contratos del DAX, Eurostoxx y bonos alemanes

A pesar de todo, tengo que destacar algo muy importante.

Para la mayoría de traders que quieran aproximarse a los mercados de futuros, y a pesar del crecimiento de los mercados de los países en desarrollo, la mejor opción para operar los mismos sigue siendo el hacerlo con los futuros clásicos: los de los Estados Unidos y Europa.

Estos futuros clásicos serían básicamente:

  • Índices: SP500, DAX, Eurostoxx, Nasdaq, Dow
  • Bonos: Bund, 10 Year note, 5 Year Note, Treasury Bonds
  • Tipos: Eurodollar
  • Materias primas: petróleo (WTI y Brent), oro, maíz, gas natural, etcétera
  • Forex: EURUSD, USDJPY, GBPUSD

La mayoría de estos contratos se negocian en los Estados Unidos, Gran Bretaña o Alemania.

Por ejemplo, esto se puede comprobar en muchos de los mejores brokers de los Estados Unidos y Europa, en los cuales el trading de futuros en los países en desarrollo, como China, Rusia, India, Brasil, etcétera, está bastante restringido.

volumen de los futuros del sp500 y dax30
Interés mundial por los futuros del DAX30 (rojo) y SP500 (azul) desde el 2004 en Google Trends. Vemos como ambos conratos han ido gannado popularidad, sobre tdodo en los últimos años
Popularidad de los futuros del dax y el sp500 en España desde el 2004. Vemos que el interés no fue muy elevado durante muchos años pero ha crecido de manera significativa desde el 2015.

¿Cómo invertir en futuros?

Bien, después de esta introducción sobre qué son los futuros y sobre los principales mercados de los mismos en el mundo viene lo más importante: cómo invertir o negociar en los mismos.

Seguro que quieres saber cómo invertir en futuros para poder ganar dinero.

Después de todo te habrán explicado que estos son mercados donde se puede hacer dinero porque permiten el uso del apalancamiento.

Eso es cierto: se puede hacer bastante dinero con el apalancamiento, pero también se puede perder.

Además, esto del apalancamiento es crucial para este tema de la inversión.

¿Por qué?

Porque cuando usamos apalancamiento no deberíamos hablar de invertir, sino de especular.

Por ejemplo, si tenemos una posición valorada en 100.000 dólares y nuestra depósito solo es de 10.000, entonces solo bastará un movimiento en nuestra contra del 10% para perder toda nuestra posición.

Esa no es una manera recomendada de invertir.

A eso se le puede llamar hacer trading, que es otra cosa.

Por eso es importante que sepas distinguir entre una cosa y otra.

Es más, el mercado de futuros tiene otra característica que lo hace poco recomendable para invertir: el rollover.

ejemplo de rollover de futuros
Ejemplo de rollover de futuros en la web de los futuros de Shangai. Vemos como el futuro de cobre tiene un precio diferente para cada vencimiento mensual

El rollover de futuros se da porque hay contratos de diferentes vencimientos y cada uno de ellos lleva unos costes asociados, cosa normal teniendo en cuenta los costes y obligaciones de cada uno de esos contratos que tienen que ser liquidados de manera física o en efectivo al vencimiento.

Por ejemplo, tengo el contrato de marzo del petróleo.

Antes de que llegue el vencimiento tengo que venderlo.

Llega el día y lo vendo a 50 dólares (caso hipotético).

Ese mismo día compro el futuro del siguiente vencimiento, pero el mismo me cuesta 51.

Es decir, los contratos de los diferentes vencimientos van cotizando de manera diferente.

Esto hace que el precio del contrato tenga una especie de coste financiero que hace imposible que pensemos en invertir en el mismo a largo plazo.

Podemos hacer otras cosas, pero desde luego no invertir a largo plazo de manera eficiente.

¿Cómo operar en futuros?

como invertir en futuros financieros

Como ya hemos visto, estos no son instrumentos adecuados para invertir pero sí lo son para la especulación a corto y medio plazo.

¿Cuáles son las maneras más populares de hacerlo?

Day trading

Esta es la primera y más conocida.

La misma consiste en comprar y vender el contrato de futuro en el mismo día. A veces en operaciones que duran apenas unos minutos o incluso menos.

Esta modalidad debe su popularidad al apalancamiento.

Muchos de los contratos de futuros más famosos del mundo de intradia, como los e-mini o el del DAX, ofrecen unos márgenes (apalancamiento) de trading intradiario muy bajos. Esto significa que con una cuenta de 1.000 dólares o euros podemos manejar un contrato de 100.000 o más.

Como esos contratos se suelen mover un 1% al día o más, podemos ver que en un solo día si compramos un contrato de ese nominal podríamos ganar o perder 1.000 dólares con solo haber depositado la misma cantidad en la cuenta.

¿A que es una manera prometedora de ganar mucho dinero rápidamente?

Sí, lo es, pero no se te olvide que también lo puedes perder.

De hecho, déjame que te diga que la gran mayoría pierde.

El day trading es una actividad extremadamente complicada y no deberías intentarla a no ser que seas ya todo un experto y tengas una enorme experiencia.

Los contratos de futuros son los últimos en los que deberías intentar hacer day trading por una razón básica: su enorme tamaño.

Estos contratos son demasiado grandes para el 98% de los traders particulares, cuyas cuentas van desde cientos de dólares a unos pocos de miles.

Esas no son cantidades con las que uno debería acercarse a unos mercados tan potentes.

Mejor los dejamos para los profesionales y para los que tengan mucho dinero.

Swing trading o trading a medio plazo

Este es un tipo de trading no tan popular como el intradia de futuros, pero es una manera de operar mucho mejor, al menos desde mi opinión.

Este tipo de trading requiere que compremos una posición y que la mantengamos durante varios días, semanas o incluso meses, dependiendo de la ocasión.

Es una especie de trading más pensado, más pensando en los movimientos de medio y largo plazo y por tanto, más interesado en las grandes tendencias de los mercados.

El day trading, al contrario, solo está interesado en los movimientos diarios, que pueden ser en cualquier dirección.

Arbitraje de futuros

Esta es una modalidad no muy conocida en los círculos de trading minorista pero que tiene una gran tradición desde las épocas de la negociación con las materias primas.

El estilo busca comprar y vender contratos de diferentes vencimientos del mismo activo de manera simultánea siempre y cuando los mismos presenten unas discrepancias adecuadas.

A veces ocurre que los contratos de un vencimiento y el siguiente tienen comportamientos totalmente diferentes en muchas ocasiones.

Los arbitrajistas son expertos en intentar descubrir oportunidades de esa manera.

Un estilo que requiere de mucho estudio y experiencia y no recomendado para novatos en el trading, sin duda.

Uno de los grandes traders de todos los tiempos que hizo famoso este estilo fue Bruce Kovner.

¿Qué estilo de trading te conviene para futuros?

cual es la mejor manera de hacer trading de futurosAntes de hablar de qué tipo de trading te conviene más a la hora de querer operar en los futuros tenemos que tener clara una cosa.

Como dije, los futuros no son instrumentos adecuados para el trader minorista, que es la categoría en la que nos encontramos la mayoría de los mortales.

Un trader minorista típico es un trabajador de entre 20 y 40 años que tiene unos ahorros y que quiere intentar aprender a ganarse la vida con el trading.

En el caso del trader medio que se interesa por los futuros, esos ahorros pueden ir desde cientos de dólares hasta varios miles, en ocasiones algunas decenas de miles, si los ahorros son mayores.

Eso vale para la gran mayoría de los casos.

El problema de los contratos de futuros es que los mismos suelen tener un tamaño bastante grande.

El contrato típico tiene unos 100.000 dólares.

El cliente que tenga menos de 10.000 dólares y no tiene experiencia puede pensar que con esa cantidad es más que suficiente para poder hacer trading de futuros.

Después de todo para operar esos contratos intradia solo necesitas 1.000 dólares en muchos casos.

Eso es cierto.

Lo que pasa es que la mayoría de esos clientes que se acercan al mercado de futuros no saben hacer trading, y una cuenta de mil o diez mil dólares va a terminar arruinada en la gran mayoría de los casos.

Ten en cuenta que vas a hacer operaciones que como pérdida o ganancia tienen un mínimo de unos 100 dólares o euros fácilmente.

Como ves no estás en un mercado donde las apuestas son pequeñas.

Créeme si te digo que un trader novato nunca debería intentar adentrarse en el trading con los futuros porque no va a durar mucho. Ni siquiera va a durar lo suficiente para poder aprender el oficio.

Esto es aún más grave teniendo en cuenta que la mayoría de los traders de futuros acaban haciendo day trading o intradia, ya que es lo más popular en el mercado.

Desde un punto de vista de trading profesional tendrían más posibilidades si intentan hacer swing trading u operaciones que duren varios días o semanas.

Sin embargo, esto tiene otro problema muy grande, y es que para hacer esas operaciones vamos a tener que usar movimientos más amplios, con lo que las operaciones perdedoras se pueden poner en los 1.000 dólares o incluso más.

Para aplicar gestión del dinero efectiva con ese tipo de trading vas a necesitar cuentas muy grandes.

Estamos hablando de 50.000 o 100.000 dólares como mínimo.

Por lo tanto aquí tienes la respuesta:

De hacer trading de futuros te conviene más usar el swing trading, que es como se aprender un trading más sólido.

El problema es que los mercados de futuros son muy potentes y solo son recomendables para traders con grandes bolsillos o muy expertos.

Si no estás en alguna de esas dos categorías mejor mantente alejado y aprende antes de meterte en estos mercados tan excepcionales.

Fuentes:

Visita nuestro broker recomendado para Acciones

Visita nuestro broker recomendado para Forex

Visita nuestro broker recomendado para España

Aviso de riesgo: los CFDs son instrumentos complejos y tienen un alto riesgo de que se pueda perder el capital rápidamente debido al apalancamiento. Entre el 74 y el 89% de los inversores de cuentas minoristas pierden dinero cuando negocian con CFDs.

Negocia en la plataforma de CFDs más popular del mundo

+