Guía definitiva de cómo invertir en oro 2021

como invertir en oro

Seguro que alguna vez se te ha pasado por la cabeza invertir en el oro, también conocido como el vil metal, probablemente el activo más querido y odiado del mundo.

Lo curioso es que tanto los que lo adoran como los que lo odian siguen la cotización del oro a menudo menudo.

¿Por qué será?

En esta guía te voy a explicar los puntos más importantes relacionados con la inversión en oro.

No cabe duda de que estamos ante una de las inversiones más populares, pero como toda inversión tiene sus ventajas y sus desventajas, sus defensores y sus detractores, y lo cierto es que todos tienen argumentos válidos.

Antes de ir al contenido de la guía puedes ver los mejores brokers para invertir en oro. Hay muchas maneras de comprar oro, no solo de forma física, sino a través de otros instrumentos, aunque eso lo veremos en profundidad luego.

¿Por qué invertir en oro?

Mucha gente se pregunta el por qué invertir en el oro. Hay muchas razones para hacerlo, y otras para no hacerlo, pero primero veamos el por qué es un metal tan popular, ya que ello y el conocimiento de la historia explican bastante bien dicha popularidad.

¿Por qué es el oro una inversión tan popular?

Pues más que nada porque el oro es visto como el activo más seguro en épocas de grandes crisis y por lo tanto el mejor activo para salvaguardar nuestros queridos ahorros (en teoría).

Te voy a poner un ejemplo de lo importante que era el oro como divisa e instrumento de riqueza e inversión.

Imagina que estas en el mundo de hace 1.000 años, un mundo con miles de ducados, condados, reinos, imperios, señoríos, etcétera, en el que la mayoría de los mismos no saben ni de la existencia de los otros.

Ponte en el caso de que seas un noble de algún ducado ubicado en Polonia.

Por un momento se te paso por la cabeza crear una divisa certificada en papel con tu respaldo.

En un principio, es posible que te encontraras con algunos problemas graves, sin necesidad de salir del condado, y es que la mayoría de la gente del mismo sería muy reacia a poner sus ahorros en dicha divisa, y solo comerciaría en ella si fuera obligada.

Hasta ahí bien.

Pero, ¿Quién en el resto del mundo aceptaría un papel con un sello en polaco que la mayoría ni entendería ni sabría ni que existiera?

¿Aceptaría ese sello un mercader chino?

Pueden estar seguros de que no.

El mercader chino, o el turco, o el inca solo aceptarían oro con la total confianza, por supuesto cerciorándose de que el oro es real.

Con el oro no hay lugar a engaño, pues su emisión no depende del capricho de ningún rey, presidente, republica o comunidad.

O lo tienes o no lo tienes, tan simple como eso.

Para tener más tendrás que intentar comprar en el mercado, conseguirlo en una guerra o intentar escavar las entrañas de la tierra, todas ellas tareas nada fáciles, pues para cada una de ellas hay que dedicar unos recursos muy fuertes.

Otra historia es con las divisas “papel” predominantes hoy en día.

Con esas divisas podrás crear tantos papeles como quieres o incluso puedes añadir tantos ceros como consideres necesarios a cada papel, con lo que como puedes ver el valor de dichas divisas es un tanto caprichoso, y depende del que tenga el poder de poseer la tinta.

Digamos que el que tenga el poder de tener la “tinta” de la impresora es el que manda y decide quien tiene y quién no.

El oro, frente a este esquema ofrecía y ofrece imparcialidad plena.

Quizá, la mejor prueba de que el oro es la inversión más segura para el largo plazo es que los bancos centrales del mundo guardan importantes reservas en el mismo. Dato curioso, cuando son los mismos algunos de los máximos detractores del metal.

Sin embargo, tenemos que tener claro: la inversión en oro no es segura ni siempre reportará beneficios. Tiene sus riesgos y desventajas en el corto y medio plazo.

¿Invertir en oro es rentable?

Esta es una de las preguntas clave que se tiene que hacer cualquier inversor antes de meterse en ninguna inversión.

¿Tiene la inversión posibilidad de ser rentable?

¿Si lo es, qué rentabilidad espero ganar?

¿Si no, cuánto podría perder?

¿Sería mejor invertir en otra cosa por el coste de oportunidad?

Todas esas preguntas se vuelven muy complejas porque cada una de ellas puede tener miles y miles de respuestas diferentes, así que imagínate la problemática de invertir.

Con el oro pasa lo mismo que con cualquier inversión: no sabemos al 100% si va a ser rentable en un periodo X a la hora de comprar.

Veamos un ejemplo:

invertir en oro es rentable
En el 2011 parecía que el oro se iba a ir a los cielos. Mucha gente compró en 1.900 $/onza pensando que iba a irse rápidamente a los 3 o 4.000 y más arriba. Al final lo que pasó es que en los años siguientes cayó un 40%. Horrible inversión en la época.

En ocasiones pasan muchos años en los que la rentabilidad puede ser muy negativa, y este ejemplo que he puesto no es el único.

El oro ha tenido muchos periodos de mala rentabilidad, como por ejemplo después del año 80, durando hasta nada menos que el 2000. Es decir 20 años con una rentabilidad nula o negativa en la que otros activos dieron grandes rendimientos.

¿Que algunos dicen que la inversión en oro es siempre rentable?

Mentira.

Eso no es así.

El oro no es rentable siempre. Unas veces lo es y otras no lo es.

Formas de invertir en oro

Te voy a explicar las diferentes maneras de invertir en el metal amarillo.

La más clásica y que todo el mundo conoce es la de comprar el oro en persona, pero hay bastantes más.

1 Invertir en oro físico (monedas y onzas)

Esta es la inversión más conocida y la más segura de todas a la hora de invertir en este activo.

Con ella te aseguras de que el oro esta en tu posesión y la única manera de que pierdas el mismo es si te lo roban.

Este es un riesgo que hay que tener en cuenta.

También hay alternativas para comprar oro físico en tiendas especializadas que lo guardan en cámaras acorazadas de Suiza, el Reino Unido, los Estados Unidos u otros países. Una de las más conocidas es BullionVault.

Sin embargo, hay gente que dice que esa última opción de las cámaras no es muy segura pues el oro no deja de estar lejos de tus manos y en caso de una gran crisis mundial nadie garantiza que el mismo no pueda desaparecer como arte de magia de las mismas.

Por eso, quizá los inversores particulares asiáticos prefieren simplemente comprar el metal. Digamos que así es más complicado de perder dicho oro.

2 Invertir en joyas de oro

inversion en joyas de oroEsta manera de invertir en oro no carece de popularidad, pero más que una forma directa podemos verla como indirecta.

Hay mucha gente que compra joyas no solo por el hecho de la belleza sino también para tener oro guardado, que nunca se sabe lo que puede pasar en el futuro.

Esta es una práctica habitual en países como los asiáticos. En esos países se hace porque muchos ciudadanos recuerdan episodios del pasado en los que los estados devaluaron por completo sus divisas papel y actúan así de manera instintiva, poniendo una parte de sus ahorros en joyas para tener el metal.

3 Invertir en oro en Bolsa

acciones mineras y mineriaLa inversión de acciones mineras en bolsa es una de las mas populares de invertir en oro, la cual es bastante popular en los Estados Unidos y que en momentos de grandes mercados alcistas del metal produjo grandes beneficios, tales como en la Gran Depresión o en la primera década de los 2000.

No obstante, es una inversión muy arriesgada porque como activo se comportan mucho mas volátilmente que el metal, con lo que podremos ganar más si el oro sube o perder si ocurre lo contrario. No son extraños los mercados bajistas del 70% o más, así que imagínate el riesgo que tiene.

En este caso podemos comprar acciones de empresas individuales o fondos de las mismas como por ejemplo los ETFs como el GDX que agrupan a las principales empresas del sector.

Lo bueno de este tipo de inversión es que estaríamos comprando activos reales que en un momento dado nos pueden dar incluso dividendos.

Aunque lo de real aquí tenemos que ponerlo con matices, porque a pesar de que en la pantalla del broker conste que tienes esas acciones o ETFs, sigues teniendo riesgos de terceras partes, ya sea a través del emisor del ETF o a través de las cuentas omnibus del broker.

Puedes ver mi guía con los mejores brokers de acciones.

4 Invertir en futuros de oro

Esta inversión la pongo para explicarte que en realidad no es una inversión o una manera aconsejable de invertir en oro.

¿Por qué?

Pues porque los futuros son instrumentos con apalancamiento los cuales son más usados para coberturas y negociación a corto plazo en la que los traders del mercado intentan obtener beneficios cortoplacistas.

Es decir, con apalancamiento podemos comprar 100.000 dólares de oro con solo tener 2.000, por ejemplo, lo que también significa que si el precio cae un 2% perdemos todo el dinero de golpe.

Lo contrario puede ocurrir si sube.

Además, ocurre que el precio de los futuros disminuye en el tiempo, pues para mantener dichos mercados y contratos hace falta un coste de almacenamiento y administración.

Por lo tanto, esto es solo indicado si piensas hacer coberturas o trading a corto plazo.

Invertir en futuros no es la panacéa.

Ver la guía de brokers de futuros.

5 Invertir en oro con CFDs

Existe la posibilidad de comprar títulos de CFDs al contado del oro, así como contratos que replican el precio del metal.

Un CFD es similar al de los futuros, el cual se puede hacer con apalancamiento, solo que en vez de cambiar de contrato cada x meses habrá que pagar una tasa de financiación, normalmente diaria.

Como mercado, estos CFDs serian menos seguros que los futuros pues no son mercados centralizados.

Se trata de un mercado bastante arriesgado y que no es recomendado para los usuarios minoristas ni para hacer inversión a largo plazo.

Son instrumentos que se adaptan mejor para la especulación y operativa a corto y medio plazo, pero solo deberían ser usados por inversores experimentados.

Puedes ver el listado con los brokers de CFDs.

6 Invertir en oro con opciones financieras o warrants

Esta es una de las inversiones más especulativas que hay, la cual es similar a la de futuros o CFDs, pues usa de gran apalancamiento.

Al igual que con los futuros estaremos apostando a que el oro sube o baja a una fecha determinada en el futuro.

Este tipo de inversión solo la recomiendo a aquellos que verdaderamente saben de estos mercados.

Antes de intentar nada con este tipo de instrumentos es mejor leer una buena guía sobre los mismos (ver mi guía de opciones financieras), o mejor aún, algunos libros en profundidad.

Puedes ver el listado de brokers de opciones financieras.

7 Invertir en oro digital

¿Qué es esto del oro digital?

Pues nada menos que los contratos o tokens que están saliendo en el mundo de las criptomonedas y el blockchain.

Conforme va pasando el tiempo, muchos exchanges de criptomonedas, van añadiendo otros títulos a su arsenal de trading e inversión. Al principio solo ofrecían Bitcoins y algunas otras criptos, pero ahora están empezando a ofrecer trading en tokens de acciones, índices e incluso oro.

De momento no son muchos los que lo están haciendo pero podemos encontrar tokens de oro en casas como Bitpanda. Según este broker el oro está respaldado por contratos que tienen con cámaras acorazadas de Centroeuropa, por lo que este tipo de inversión sería similar a la de un contrato ETF, salvando las diferencias.

Desde un punto de vista personal creo que con el paso del tiempo vamos a ver cómo aumenta la tokenización de la economía, y cómo el fenómeno NFT y los Smart Contracts va a acabar siendo adoptado en la economía real, siendo el oro uno de los primeros envueltos en dicha práctica.

O sea que probablemente vamos a ver más empresas de este tipo lanzando tokens de oro para negociar en el futuro.

¿Invertir en oro es bueno?

Puede ser o puede ser que no.

Como te expliqué en el aparatado de si el oro es una inversión rentable o no, estamos ante un problema de relatividad.

En unas ocasiones y para ciertas personas puede ser una buena inversión y en otras ocasiones puede ser una inversión nefasta.

Tenemos que ver este asunto como algo que no es blanco o negro, sino gris, y además un gris que puede ir variando según las circunstancias.

Una práctica recomendable que suele ser seguida por muchos inversores es la de diversificar. Según la misma, aunque al inversor particular le guste el oro, no es buena idea poner todo su ahorro invertido en el mismo.

Más bien lo que proponen muchos inversores es invertir una parte de la cartera en oro, quedando al final un portfolio muy diversificado, en el que el oro sea una pequeña parte que se considera como “seguro” en caso de que haya una gran crisis inflacionaria o hiperinflacionaria.

Por ejemplo, una cartera diversificada conocida en el circuito internacional es la de Marc Faber, que consiste en tener inversiones diferentes en acciones, bonos, inmobiliarias y en oro, de manera más o menos constante, teniendo así una cartera bastante resistente a cualquier tipo de crisis.

Otros autores e inversores prefieren tener cantidades de oro de entre el 1 y el 5% en sus carteras, porque honestamente, a la larga hay otras inversiones que se han comportado mejor en la historia.

El oro está ahí, como una inversión que promete comportarse bien en caso de colapso financiero, sobre todo en episodios hiperinflacionarios. Por ejemplo, esto es algo que puede haber experimentado un ciudadano venezolano, que vió como un bolívar del año 2005 hoy vale 0, mientras que una onza de oro sigue teniendo mucho valor.

Es decir, el inversor venezolano perdió un 100% de su inversión en la divisa nacional el bolívar.

¿Comprendes ahora en qué situaciones tiene valor el oro?

Lo que pasa es que ese tipo de acontecimientos no suele pasar a menudo y a veces nos podemos pasar esperando toda una vida sin verlo en nuestro propio país, sea el que sea.

Bien, ahora voy a comentar las ventajas de desventajas o razones para invertir en oro.

Seguro que hay muchas.

Beneficios de invertir en oro

✔️ 1 Se comporta muy bien en los periodos deflacionarios, sobre todo comparado con el resto de activos de riesgo como acciones, inmobiliarios, otras materias primas.

¿Por qué ocurre esto?

Pues por el efecto miedo.

Los episodios deflacionarios, siendo el más famoso la crisis de 1929, los mercados entran en pánico y la economía cae de manera tan fuerte que hay riesgos muy grandes de colapso financiero, por lo que los ahorradores intentan comprar oro para intentar salvaguardarse de los posibles fallos bancarios y la pérdida de sus ahorros y capitales.

El oro que está guardado en casa no depende de ninguna insolvencia de ninguna empresa, banco o estado, y de ahí que se le de tanto valor.

✔️ 2 Se comporta bien en los periodos muy inflacionarios

Cuando hay graves crisis de inflación casi descontrolada o descontrolada por completo, como en los casos de Weimar (Alemania) en los años 20 del siglo pasado, o en los años 70 en Occidente, hay una presión muy grande para la compra de materias primas, ya que los inversores se van saliendo del mercado de bonos, que cada vez va perdiendo más valor. En ese escenario las materias primas suben mucho y el oro lo hace con ellas.

En los casos extremos, como Weimar, Zimbabue (años 2000) o Venezuela (reciente), los mercados financieros nacionales son totalmente inservibles, y la gente lo que hace es cambiar sus billetes por cualquier cosa física que puedan. El que tenga oro en esos escenarios también mantiene el poder adquisitivo de su ahorro. El que tiene billetes ve como el poder adquisitivo de esa divisa se va a cero.

Aquí tienes un vídeo sobre la hiperinflación de Weimar:

✔️ 3 La FED, el BCE y otros bancos centrales del mundo llevan muchos años imprimiendo enormes cantidades de dinero que sobrepasan con creces los crecimientos de sus economías.

Tamaña creación de divisa todavía no se llegó a reflejar del todo en el precio del oro, salvo la gran subida que tuvo del año 2000 al 2011, después de 20 años de mercado bajista.

Con esas cantidades de dinero impreso parece lógico que el oro debería subir mucho más, pero por alguna razón todavía no lo hizo.

Por eso hay muchos proponentes del oro que piensan que tarde o temprano todo ese dinero que está “embalsamado” en el sistema financiero terminará por desbordarse y hacer que el precio del metal se dispare.

✔️ 4 Es un activo que no depende del balance de nadie

Cualquier activo financiero de papel, incluso las acciones mineras o ETFs, dependen del balance financiero de alguna otra entidad.

Si esa entidad quiebra entonces podemos perder la inversión en oro.

Es un escenario improbable pero no imposible.

✔️ 5 Es un activo con mucha historia

El oro lleva existiendo como activo monetario o de símbolo de acumulación de capital desde los albores de la civilización.

Esto es algo que no hace falta estudiarlo en ninguna universidad ni nada parecido. Es algo que casi todo el mundo puede intuir más o menos.

Se sabe que el oro es valorado y reconocido en cualquier país del mundo.

No se puede decir lo mismo de los marcos de la República de Weimar. Al final su valor se fue al que dicen que es el intrínseco de las divisas fiat: cero. Estas divisas fiat llevan muy poco existiendo, a lo sumo un par de cientos de años.

Si un día colapsa la civilización actual, el dólar, el yen y el euro pasarán a valer 0, mientras que el oro podrá seguir siendo valioso después de 1.000 o 10.000 años.

✔️ 6 No se puede copiar

Esta es, quizá, la propiedad más poderosa.

El oro no es solo único, sino que es absolutamente posible de copiar o crear de la nada.

Habrá gente que crea en las leyendas de los alquimistas, pero lo cierto es que de momento nadie ha probado que el oro puede crearse por arte de magia.

Hay quienes intentan falsificarlo pero con los conocimientos y herramientas adecuados se puede ver que el oro es falso.

Riesgos de invertir en oro

1 Se comporta muy mal en periodos de bonanza económica

Es un activo que cuando las cosas van bien y aumenta el crédito y con el la expansión económica, tiene un comportamiento horrible.

mala epoca para invertir en oro
Veinte años y una caída de más del 50% es una de las peores inversiones de la época, sin duda. Esto es para que veas que no es una panacea de inversión.

El ejemplo más claro es el periodo de 1980 al año 2000, en el que el precio cayó de unos 800 dólares a unos 250, y todo eso sin contar con los costes de almacenamiento. No hablemos ya de costes de oportunidad en unas décadas en las que muchos activos bursátiles se multiplicaron por 50, 100 o más.

2 No paga dividendos

Esta es una de las razones más argumentadas por los contrarios a este metal, y no les falta razón.

El oro de por sí no genera rentas de ningún tipo.

Simplemente tienes un metal en tu casa o escondite que lo único que te ocasiona son gastos de almacenamiento, ya sean por vía directa o indirecta (coste de oportunidad).

Si comparamos esto con otros activos que rentan un 2, 4% o más, vemos clara la propensión de muchos inversores a preferir los mismos.

Cierto es que esto se podría corregir un poco si el inversor se decide a comprar acciones de empresas mineras, en cuyo caso se estaría solventando este problema, pero aún así es complicado porque no todas estas empresas tienen buenos historias de comportamiento bursátil ni de dividendos.

3 Las criptomonedas y el Bitcoin lo desplazarán

En el mundo de las criptomonedas cada vez hay más debate sobre el hecho de que el Bitcoin viene a desplazar al oro y que le está robando protagonismo y capital que de otro modo debería irse al metal amarillo, tras las grandes cantidades de dinero impreso por los bancos centrales.

Luego están los que llevan diciendo desde el principio que Bitcoin es como un oro digital y que tarde o temprano el mismo acabará por desplazar al vil metal, ya que este es innecesario en la futura economía de pagos digitales.

No estamos hablando solo de fanáticos del Bitcoin sino de bancos como Citibank o medios de masas como The Independent, con publicaciones como la del siguiente twitter, en la que un banco de Singapur argumenta que el Bitcoin acabará reemplazando al oro:

¿Quién llevará razón en este debate, los gold bugs (fanáticos del oro) o los Bitcoin bugs (fanáticos del blockchain)?

El tiempo dirá.

❌ 4 Los vendedores o dealers cargan comisiones altas por las ventas

Si alguna vez has comprado oro te habrás dado cuenta de que el dinero que pagas por onza es bastante más caro que el que está cotizando en el mercado.

Esto ocurre porque los vendedores tienen que cobrar unas comisiones altas para poder llevar a cabo su negocio y al mismo tiempo enviar o custodiar el oro. Todas estas cosas cuestan mucho dinero y el nivel de vida en las ciudades no es bajo.

Por eso hay gente a la que no le gusta pagar esos spreads o premiums, ya que a veces pueden parecer bastante agresivos y darnos la sensación de que estamos regalando dinero.

❌ 5 Invertir con apalancamiento es muy peligroso

Hay muchos inversores que tratan de invertir usando instrumentos con apalancamiento o costes financieros altos, como los futuros, CFDs u opciones financieras.

Esto suele ser un error, porque los que son novatos no saben que están perdiendo mucho dinero cada día que pasa en forma de intereses de margen o swaps.

En algunos casos eso puede suponer un 3% anual, y en otros puede ser un 10% o más, dependiendo del instrumento o de cómo estén los tipos de interés, entre otras cosas.

Por eso no se recomienda invertir usando instrumentos apalancados.

❌ 6 No se puede liquidar fácilmente

El hecho de que no se pueda robar fácilmente viene con un precio: ese oro protegido en casa no es fácil de liquidar.

Es decir que en caso de querer vender una barra no es algo muy sencillo, ya que cada vez es más complicado encontrar sitios que las compren y mucho menos que lo hagan sin que pagues un amplio margen (comisión) por esa venta.

Al contrario, activos como las acciones pueden ser liquidades en cuestión de segundos.

Invertir en oro en Latam: México, Argentina, Colombia, Chile, etcétera

La inversión en oro en Latinoamérica es especialmente interesante.

Así es porque esta es una región que es conocida por tener grandes crisis inflacionarias a la largo de la historia reciente. Esto contrasta con sitios como Europa, Australia, Canadá o Estados Unidos, donde apenas ha habido grandes episodios inflacionarios en los últimos 70 años.

Para hacernos una idea vamos a ver la siguiente tabla que saqué de mi artículo sobre las peores hiperinflaciones:

Hiperinflaciones hispanasPaísAñoTasa de inflación diaria máxima %
1Nicaragua1986-19914.37
2Venezuela2015-hoy3.96
3Argentina1989-19903.69
4Bolivia1984-19853.53
5Perú19882.57
6Chile19732.12

Como vemos, es un fenómeno bastante común en las sociedades latinoamericanas de los últimos 50 años.

En ese tipo de escenarios, con la inflación diaria de más del 1%, solo es cuestión de semanas o meses para que la divisa nacional vea como su valor desaparece por completo. Es decir, estas son situaciones en las que:

  • La divisa nacional pierde el 100% de su valor
  • El oro no pierde valor

En ese tipo de escenarios también fue buena idea tener divisas extranjeras como el dólar, franco suizo, marco alemán, yen, etcétera.

Lo peor de todo es que muchos de esos países han tenido más de uno de estos episodios. Un caso particular es Argentina, la que lleva más de 50 años con crisis monetaria tras crisis, con descansos que apenas duran 5 o 10 años. En un escenario así es bastante insensato tener ahorros en la divisa nacional, y lo mejor es ir poniendo los mismos en activos que no dependan del Estado argentino. Uno de esos activos es el oro.

¿Volveremos a ver alguna hiperinflación o gran inflación en los países latinoamericanos?

Bueno, hay algunos que siguen inmersos en ella como Venezuela, y otros que amenzan con llegar a la misma, como Argentina.

Otros países hispanos como Colombia, Perú, México, Uruguay o Chile llevan bastantes años de estabilidad monetaria. Espero que les dure mucho más. Veremos hasta cuando.

Para comprar oro en estos países se puede hacer de muchas maneras. Para ello mejor mirar las opciones para comprar oro que he expuesto en el apartado “formas de comprar oro”.

Invertir en oro en España

El caso de España es diferente al de los países latinoamericanos.

En los últimos 70 años el país ha tenido una estabilidad monetaria bastante notable.

En los años 70 del Siglo XX tuvo sus problemas inflacionarios, pero nada comparable con lo que se ha visto en otros países. Estamos hablando de inflación del 10 al 20% anual (mira el dato de 1978 aquí) en esos años; nada en comparación con tasas de 1.000, 10.000% o más que vimos en muchos países de Latam en el Siglo XX.

Por eso noto que en España hay una mentalidad media que no está muy concienciada con las inversiones que eviten una crisis de tipo hiperinflacionario.

Es algo que el español medio ha olvidado por completo o que simplemente nunca conoció.

Por ejemplo, los jóvenes de 20 y 30 años han vivido toda su vida bajo una estabilidad monetaria impresionante, con el euro como divisa fuerte. A pesar de que han visto pérdida de poder adquisitivo en términos de vivienda y otras cosas, eso no es nada comparado con alguien que experimenta una inflación del 20.000% anual.

A pesar de eso, son muchos los inversores españoles que se interesan por el oro y consideran añadirlo a su cartera de inversión, aunque sea en una pequeña proporción. Este tipo de inversor medio ha leído bastante historia económica y le preocupa lo que puede pasar.

Quizá pasen otros 50 años sin que haya ningún problema de inflación grave, o quizá termine por venir en cuestión de pocos años. Nadie sabe seguro lo que va a pasar.

Conclusión

Después de este análisis espero que te haya quedado más claro cuál es el panorama a la hora de invertir en oro.

A mí, si algo me queda claro es que el panorama no está nada claro.

Como has visto hay una cantidad de variables muy numerosas y cada una de ellas muy dinámica.

Cualquiera que te diga cómo va a estar el precio del oro en una fecha determinada con total seguridad es un charlatán.

Lo más que se puede hacer es dar opiniones y probabilidad, como “creo que”, “veo bastante probable”, etcétera.

Nadie sabe con certeza donde va a estar el precio del oro en enero del 2024 o del 2027.

Lo que sí puedo decir es que nos esperan unos próximos años muy interesantes, en los que creo que va a haber bastante volatilidad, y es que en el sistema se están acumulando los problemas financieros, y es muy probable que los bancos centrales van a tener que seguir metiendo cañonazos monetarios cada vez mayores.

Si el oro sale beneficiado de eso, o si solo lo es el Bitcoin, o si lo son ambos y muchos otros activos, está por ver.

En unos años saldremos de dudas.