¿En qué invertir?

El objetivo de invertir siempre es hacer crecer nuestro dinero

Muchas veces ocurre que tenemos algo de dinero disponible que no pensamos gastar en el corto plazo y que queremos poner en uso pero no sabemos cómo.

En ese momento es cuando nos hacemos la pregunta:

¿En qué invertir nuestro dinero?invertir dinero

La cantidad de respuestas posibles a esta pregunta es casi una infinidad de posibilidades, pues incluso en cada sector concreto tendremos miles de alternativas diferentes.

Como es obvio, antes de poder invertir dinero deberíamos disponer de una cantidad de dinero ahorrado, la cual puede ser mayor o menor dependiendo de nuestro poder adquisitivo.

Evidentemente, no es lo mismo el que tenga 1.000 que el que tenga 100.000 dólares.

Por ejemplo, el primero tendrá posibilidades de inversión mas limitadas mientras que el segundo sí que puede invertir, incluso en propiedades inmuebles.

Que conste que también podemos invertir sin tener dinero ahorrado, pues siempre podemos acudir a algún préstamo o crédito y empezar a invertir con lo obtenido, aunque este es un caso no recomendable, pues la presión para “ganar” es demasiado grande ya que además de ganar dinero hay que pagar una deuda y sus intereses.

Una vez tengamos el dinero necesario para invertir tendremos que pensar que realizar un estudio exhaustivo de cuáles son las alternativas en el mercado con esa cantidad.

Como dije antes, las alternativas son más numerosas para el que tiene más, aunque ello no quiere decir que el que no tiene no las tenga.

Una vez tengamos decidido el sector en el que vamos a invertir el dinero, tendremos que estudiar bien el mismo e informarnos de todas las posibilidades y características del mismo.

Por ejemplo, digamos que hemos decidido invertir en acciones de Bolsa. Pues bien, tendremos que ver en qué acciones y sectores queremos invertir.

Antes de continuar, recomiendo leer un artículo sobre como aprender a invertir desde cero.

Otra manera interesante de aprender a invertir es mediante el curso de inversión de El Club de Inversión, donde aprenderéis a como invertir a largo plazo con éxito.

¿En qué invertir?

Vamos a ver, entonces, las principales maneras en las que podemos invertir nuestro dinero:

1. Acciones y Bolsa

El mercado de valores es el rey de la inversión mundial

La inversión en la Bolsa de valores es, quizá, la más populares de todas las maneras en las que podamos encontrar a la hora de invertir.

¿Por qué?

invertir online
Hoy en día la inversión online, con gráficos y herramientas avanzadas es la orden del día

Porque la Bolsa es la esencia del sistema económico capitalista empresarial que mueve las sociedades actuales. Es decir, en la misma se negocian los títulos de la principales empresas del mundo, con lo que cualquiera con dinero disponible puede entrar a negociar en la misma y comprar o vender acciones de Apple, Facebook o empresas de cualquier país.

La importancia de invertir en Bolsa es muy grande porque la gran mayoría de maneras de invertir en diferentes cosas, tales como el oro o el petróleo, están muy relacionadas con la misma, pues en la Bolsa podemos comprar acciones de empresas relacionadas con cualquier sector, pero también valores al contado de casi todo lo que podamos imaginar, con lo que podríamos decir que la inversión en Bolsa es la madre de todas las inversiones.

Brokers interesantes para invertir en Bolsa

Broker País Depósito mínimo
XTB España 200
Interactive Brokers  Estados Unidos 10.000
Degiro Holanda

Para el que no sepa puede parecer un mundo muy amplio y complicado y, en verdad, lo es, pero con un poco de estudio y de información se puede entender, al menos de manera sencilla.

Para llegar  a ser verdaderos expertos en estos mercados tendremos que haber pasado mucho tiempo negociando los mismos o trabajando para las empresas relacionadas.

La manera más típica de seguir las acciones hoy en día es mediante los gráficos disponibles en todos los medios de información económicos con los que podemos ver la evolución de los valores con el paso de los años y que son una herramienta importante a la hora de invertir o negociar.

Esos gráficos también los podremos encontrar en los brokers de acciones disponibles en el mercado, los cuales nos facilitan la compra-venta de los títulos bursátiles en directo y en cuestión de milésimas de segundo.

Por si fuera poco, dichos brokers y otros proveedores económicos ofrecen la posibilidad de realizar inversión en Bolsa simulada, con lo que podemos aprender como compramos y vendemos acciones aplicando la estrategia o idea que tengamos elaborada.

Un buen broker para invertir en acciones tanto a largo plazo como a corto plazo, con acciones directamente o mediante CFDs es XTB Broker, un broker con regulación y oficinas en España y Latinoamérica.

Este es uno de los casos en los que es importante y muy recomendable no invertir o negociar con dinero prestado, pues la inversión en Bolsa es un campo muy complicado en el que es difícil sacar grandes rendimientos en corto plazo con garantía.

Es decir, podemos comprar una acción y que esta suba un 100% en dos años, pero también podemos comprarla y que la misma baje un 50% en ese periodo.

Imagina que has pedido un préstamo de 10.000 dólares a 24 meses para comprar esas acciones.

Pues bien, en el primer caso habrías ganado 10.000 dólares menos comisiones e impuestos tras 2 años, lo cual no estaría mal.

En el segundo caso te habrías quedado con 5.000 dólares menos comisiones, con lo que acabarías totalmente arruinado y debiendo dinero al banco.

¿Es fácil ganar invirtiendo en Bolsa?

Y creedme, el caso de perder en la Bolsa es muy habitual, con lo que no recomiendo que la gente pida prestado para invertir en la misma, al menos no sin ser desde un punto de vista profesional o con mucha experiencia.

Otro punto a resaltar de la inversión en Bolsa, y muy importante, es el hecho de que con las acciones y la Bolsa podremos invertir y hacer trading, que son cosas un tanto diferentes y que dan pie a bastante confusión.

Normalmente, invertir en acciones debe tener un horizonte temporal mayor pues al igual que cuando invertiremos en un negocio o una propiedad, suele ser con vistas a largo plazo.

Cuando compramos la acción y la vendemos el mismo día no deberíamos hablar de inversión, o al menos no es una inversión igual que la anterior, y si muy diferente. En este segundo caso deberíamos hablar de trading o especulación a corto plazo.

No obstante, siendo un término bastante confuso, podríamos decir que siempre que compremos una acción en cierto modo es porque tenemos un dinero para invertir.

Otra cosa es el horizonte temporal que vayamos a aplicar a ese dinero.

Podremos invertir a largo plazo o a corto plazo, sin que nadie pueda decir que hay un tiempo mínimo para ser considerado inversión.

Después de todo, lo importante aquí es tener el dinero para poder comprar los valores o títulos, y por lo tanto invertirlo en algo.

El tiempo que los mantengamos después es otra historia.

Otras maneras de invertir en acciones:

Otras maneras es mediante la inversión en fondos de inversión o mutuos, ETFs e indices similares.

Esta es una alternativa muy recomendada para los inversores más conservadores que quieren que su dinero este más diversificado y protegido.

Aquí entra en juego el importante concepto de la diversificación, uno que deberíamos aplicar todos en nuestras actividades económicas e inversoras, pues una pequeña diversificación siempre nos puede ayudar a no sufrir mucho si las cosas van mal en alguno de los activos. Aunque, por otro lado, si uno de los activos que tenemos va muy bien no podremos aprovechar todo el potencial ya que el mismo es solo una pequeña parte de nuestra cartera.

En este caso, si eres un inversor un tanto conservador y preocupado por mantener tu capital, los fondos mutuos o de inversión de diferentes acciones son unos activos excelentes para un alto grado de protección de capital.

Esta modalidad de inversión en fondos es muy popular entre los ciudadanos de mediana edad y maduros pues la gran mayoría de los principales bancos mundiales emiten y negocian estos fondos con lo que los ciudadanos suelen contratar los mismos como productos de ahorro desde los mismos bancos con los que trabajan sus cuentas de ahorro, con la confianza y seguridad extras que ello provee.

Si quieres aprender más sobre invertir y operar en Bolsa te recomiendo que leas el curso/guía de Bolsa.

2. Invertir en criptomonedas

invertir en criptomonedasUna de las modalidades de inversión de moda de los últimos años ha sido la de las criptomonedas, comenzando por la reinda de las mismas, la Bitcoin, que en el año 2014 apenas era conocida por nadie, pero que unos años después, sobre todo con el gran ascenso del 2017 se convirtió en el centro de atención de la red.

Según muchos el futuro del dinero está total y completamente online, y que el mismo será de tipo criptomonedas, totalmente descentralizado y sin los problemas de inflación del gobierno, es decir, sin que nos puedan devaluar el valor de las mismas unos gobiernos centrales. Por ejemplo, Bitcoin tiene una cantidad fija de monedas y eso le hace ser un activo que no puede ser copiado ni creado a discreción, lo que le da valor.

Entre estas criptomonedas, sin duda la reina es la inversión en Bitcoin, pero también tenemos algunas que se han convertido en muy populares tales como Ethereum, Ripple, Litecoin, Dash, Neo, Tron, etcétera. Las mismas van cayendo y subiendo en popularidad con nuevas monedas apareciendo en cada momento; aunque Bitcoin y Ethereum están ya muy consolidadas.

Brokers interesantes para criptomonedas

Brokers criptomonedas Depósito inicial País
Binance 0 Hong Kong
Bitpanda 0 Austria
eToro 200 Chipre

¿Cómo invertir en estas criptomonedas?

Pues podremos comprar las mismas en las casas de intercambio en las cuales podremos mantener dichas criptomonedas por el tiempo que deseemos, siendo una de las mejores maneras de invertir a largo plazo.

Otra manera de tener estas criptomonedas es con las wallets digitales, con las que podremos atesorar diferentes activos digitales.

También podremos invertir y negociar en criptomonedas con los brokers de CFDs. En este caso no tenemos apalancamiento para el trader europeo (nueva norma de la ESMA), pero sí posiblemente para los traders internacionales.

Un buen broker con el que hacer trading de criptomonedas pero que también sirve para mantener las mismas como inversión a largo plazo es eToro.

3. Invertir en Forex o divisas

Los gráficos son una herramienta esencial en el Forex

Invertir en Forex es una de las modalidades mas dinámicas y excitantes en las que invertir nuestro dinero, aunque he de decir que es una de las más complicadas que existen.

Dinámicas porque la inversión en las mismas nos puede reportar grandes ganancias en poco tiempo y complicadas porque al mismo tiempo también podremos tener grandes pérdidas.

El mercado de divisas o Forex es conocido como el mayor del mundo, pues incluye todas las transacciones internacionales entre las diferentes divisas mundiales, tales como el dólar, euro, libra, yen, rublo, etcétera, de tal manera que los intercambios entre las mismas son gigantescos cada día.

La cantidad de pares de divisas es tan grande como combinaciones posibles entre las mismas. Los principales vienen a ser los relacionados entre las divisas mayores, tales como: EURUSD, USDJPY, USDCHF, AUDUSD, USDCAD, GBPUSD, EURJPY, GBPJPY, EURCHF, etcétera.

Pensemos en todas las empresas e individuos que necesitan comprar y vender divisas para exportar, importar o viajar.

La manera más popular de invertir en estos mercados hoy en día es a través del mercado Forex.

Este mercado ha tenido una gran expansión que ha permitido que la gran mayoría de ciudadanos del mundo puedan negociar estos mercados con un una cantidad enorme de brokers de Forex ofreciendo estos servicios de trading o intercambio en el mundo.

Estos brokers permiten la negociación de los diferentes pares de divisas con un apalancamiento bastante elevado.

Es decir, que para un apalancamiento de 100:1 podremos comprar 100.000 dólares con solo disponer de 1.000. Sin embargo, las cosas han cambiado con la aplicación de nuevas normativas en la Unión Europea, con apalancamiento máximo de 30:1 en los pares mayores para los ciudadanos del continente.

Si estamos en otra parte del mundo podremos usar mayores apalancamientos en la mayoría de los casos. Otros mercados como el estadounidense o el japonés tienen límites al apalancamiento.

En Latinoamérica no tenemos esas restricciones, no obstante, siempre y cuando negociemos con brokers disponibles para la región.

De esto podemos deducir que el capital para invertir en las mismas no es muy elevado.

Como vemos el potencial de ganar mucho dinero en corto plazo está ahí, pero también el de perderlo.

Este es un mercado que aunque parezca sencillo no lo es tanto en realidad, pues se requiere de un conocimiento y experiencia que no son fáciles de adquirir.

El conocimiento se adquiere a través del estudio de las diferentes variables que afectan a estos mercados y la experiencia, me temo, solo se  puede aprender negociando en los mismos durante mucho tiempo. Y créanme, que esta última es muy importante en los mismos.

A pesar de que aquí he hablado del comercio y trading con Forex, hay otras maneras de invertir con divisas tanto directa como indirectamente.

Por ejemplo, siempre que compramos acciones, inmuebles o bonos de otros países con divisas diferentes estaremos comprando esa divisa, con lo que el riesgo y potencial de nuestra inversión aumenta en complejidad.

Penemos, por ejemplo, en un inversor venezolano que hace 20 años invirtió 500.000 dólares en bonos suizos y alemanes a largo plazo.

Pues bien, 20 años más tarde, ese inversor habría mantenido ese capital en esas divisas y lo habría incluso aumentado debido a los intereses de todos esos años.

En el caso de que decidiese retornar ese capital, el mismo tendría un gran valor en el mercado de divisas venezolano, pues el bolívar se deprecio de manera catastrófica durante las dos primeras décadas del Siglo XXI.

Por eso siempre es interesante tener en cuenta este tipo de inversión.

4. Invertir en oro

+

La inversión en oro siempre estará ahí, sobre todo en los momentos de pánico

Esta es una de las modalidades de inversión más populares en las épocas de crisis. El oro es, sin duda, una de las cotizaciones más seguidas de los mercados mundiales.

También es una de las maneras más populares de inversión durante toda la historia, podríamos decir que desde el comienzo de la misma o al menos desde que el hombre ha vivido en civilización.

Al mismo tiempo es una de las inversiones más fascinantes que existen pues la misma va asociada a eso que acabo de comentar: al hecho de ser considerada como la madre de todas las inversiones, aquella en la que los reyes de antaño mantenían sus riquezas con preferencia absoluta por encima de cualquier otra.

¿Estarían equivocados dichos reyes?

A día de hoy puede parecer que si, pero bien podría ser que no. Es decir, que el rey que decidiese no mantener su riqueza y liquidez en oro vería como la misma seria liquidada mucho más rápido.

Después de todo siempre fue difícil recorrer el mundo antiguo con algún papel y esperar que la gente te diera algo a cambio del mismo.

Con el oro era lo contrario.

Da igual si fueras a Asia o África, que la gente te cambiaria cualquier cosa tan pronto comprobaran que el oro que posees es real.

Las inversiones en oro actuales van desde las típicas compras de monedas u onzas en dealers profesionales, hasta el comercio de oro en los mercados financieros mundiales, aunque a diferencia de las primeras, las segundas estarían negociando un oro-papel.

Es decir, que los poseedores del ETF del oro no estarían en posesión del metal de la misma manera que el que tiene una moneda Eagle en su casa.

¿Cómo invertir en oro?

La diferencia radical del oro en estos mercados “papel”, tales como los futuros y el de contado en Forex o CFDs es que estos últimos permiten el negocio con el mismo con apalancamiento, en muchas ocasiones de 100:1, de manera similar al Forex, con lo que las posibilidades de rendimientos a corto y medio plazo se multiplican. Aunque vuelvo a repetir: ojo que pueden ser rendimientos positivos o negativos.

Como siempre, cuando queramos probar a negociar con el oro en esos mercados derivados deberíamos aprender cómo funcionan los mismos.

Otra manera interesante de negociar con el oro es mediante la compra de las acciones mineras más importantes del mundo, de tal manera que las mismas presentan mayor volatilidad que el mismo metal: es decir, que cuando el oro sube las mineras suelen subir más y cuando el oro cae viceversa.

La principal desventaja del oro y algo por lo cual mucha gente no le gusta para invertir es el hecho de que no proporciona rentas, salvo en el caso de que compremos alguna minera bien capitalizada y que la misma reparta dividendos.

No obstante, lo que tenemos que tener claro es que el oro es, probablemente el activo con más seguridad a la hora de invertir, pues el mismo siempre mantendrá su valor incluso en los momentos más dramáticos que pueda vivir una sociedad.

Es decir, que las divisas existentes durante los milenios han desaparecido en su mayoría, siendo las actuales solo de unos pocos de cientos de años o décadas de antigüedad, mientras que el oro ha sobrevivido y  mantenido liquidez después de toda catástrofe imaginable: desde la caída del Imperio Romano a las guerras napoleónicas.

Sin duda, el precio del oro es uno de los más seguidos en los mercados financieros mundiales, y por razones obvias.

Una empresa que te permite comprar onzas y monedas de oro y guardarlas en cámaras acorazadas de Suiza, Estados Unidos o Reino Unido es BullionVault.

Brokers interesantes para negociar el oro son: Plus500, eToro, XTB Brokers y Admiral Markets.

También puedes consultar los principales brokers de metales del mundo aquí.

5. Invertir en bienes raíces o inmuebles

invertir en bienes raicesLa inversión en ladrillo, un clásico en las culturas modernas

Esto no es otra cosa que comprar casas, locales, terrenos y garajes con el objetivo de venderlos o alquilarlos más tarde y obtener un beneficio.

Como es lógico, este es un tipo de inversión en el que necesitaremos una cantidad de dinero considerable para invertir. Es decir, para comprar un piso o un local es difícil si no contamos con una cantidad inicial considerable.

No obstante, también ha existido la posibilidad de pedir dinero prestado para invertir en este tipo de propiedades con la esperanza de que en dos o tres años las mismas se revaloricen y así obtener un buen rendimiento. Por supuesto que esto acabo mal en muchas ocasiones.

En general, es un mercado mucho menos volátil que el de acciones y Bolsa por ejemplo.

Ello ocurre porque las viviendas y terrenos son considerados como bienes de primera necesidad, con lo que su demanda para vivienda habitual siempre sea elevada, haciendo que esos mercados siempre cuenten con suficientes compradores y unos precios más o menos estables. Es decir, que son mercados en los que no se suele esperar grandes rendimientos anuales pero tampoco caídas de precios.

No obstante, en periodos de gran expansión crediticia, tales como en la primera década de los años 2.000, países como España vivieron episodios como la Burbuja inmobiliaria, donde los precios se multiplicaron por 2 o 3 en cosa de una década, para luego caer de manera bastante fuerte durante algunos años, luego de la crisis del 2007. Como nombre antes, muchos inversores se vieron atrapados en esa caída.

En general, podemos decir que es una de las inversiones más seguras que existen.

Las posibilidades para invertir en este tipo de valores son muy amplias pues si contamos con suficiente capital podremos incluso comprar propiedades en otros países con lo que añadimos el componente tipo de cambio y posibles grandes ganancias con el mismo, además de que en el mundo siempre suele haber mercados inmobiliarios más calientes que otros, y por tanto más interesantes.

Al igual que con el resto de mercados, también será posible que invirtamos en el devenir de los inmuebles si compramos acciones relacionadas con los mismos, con las que podremos esperar ganar mucho dinero cuando los precios de las casas suban, como el caso de España del 2001 al 2007.

Un caso particular de la inversión en bienes inmuebles en Bolsa es la de los REITS, que son títulos que cotizan en base a un fondo relacionado con hipotecas o mercados inmobiliarios.

Con estos podremos invertir de manera mucho más liquida y flexible en los valores raíces, pero como si estuviéramos negociando acciones casi.

Sin embargo, invertir en bienes raíces no es para todo el mundo.

También podemos invertir en acciones de empresas inmobiliarias de las cuales hay muchas en el mundo.

Brokers interesantes donde podemos encontrar este tipo de acciones son: XM, ETX Capital y DeGiro.

6. Bonos y títulos de Renta Fija

Aunque no sea el más conocido ni el más popular, el mercado de bonos es uno de los mayores del mundo, incluso por encima del mercado de acciones en la Bolsa. ¿Curioso verdad?

Pues sí.

Este tipo de inversiones, en las que podríamos incluir los depósitos, siempre han sido muy populares entre los trabajadores y la gente de familia, ya que es raro el padre de familia que no haya tenido algún deposito.

El concepto del bono o titulo de renta fija es bien simple: compramos un titulo con el cual nos darán un interés periódico sobre el dinero invertido.

Como es lógico este tipo de inversiones son de las más conservadoras que existen y con las que no podemos esperar ganar grandes cantidades de dinero normalmente, a no ser que nos dediquemos al negocio internacional de bonos en cuyo caso pueden presentarse oportunidades interesantes.

Los bonos nos darán más o menos interés dependiendo del riesgo que tenga el titulo.

Como es lógico los bonos de tipo corporativo, es decir emitidos por empresas, suelen dar mejores rendimientos que los de los Estados, pero también son más arriesgados.

Por ejemplo, los bonos emitidos por una empresa que está atravesando grandes problemas financieros se negociaran en el mercado muy a la baja pues el riesgo de quiebra esta alto.

Lo mismo ocurriría con los de los Estados con problemas financieros, tales como Venezuela o Argentina durante muchos años.

Esos bonos tendrán que pagar un interés bastante elevado para que los inversores arriesguen su dinero en los mismos.

Por el contrario, tenemos los bonos y títulos de renta fija del Tesoro Alemán o Suizo en los que los inversores han llegado a aceptar con tasas cero y negativas.

Algunos de los bonos o letras del tesoro más conocidos y negociados del mundo son los de los Estados Unidos, Alemania o Suiza.

Los bonos y títulos privados, como los emitidos por las corporaciones también tienen un mercado gigante, en el que los inversores financian a las grandes empresas mundiales a cambio de una remuneración periódica.

Para comprar y vender bonos no hace falta saber mucho sobre inversión, pues son títulos bastante sencillos.

No obstante se recomienda prudencia y siempre leer la letra pequeña.

Prudencia porque a veces dichos títulos son emitidos de manera desesperada quedando muchos inversores atrapados en una inversión fallida cuando la empresa u organización no devuelven lo pactado mas tarde. Estos son los casos de Estados o empresas en quiebra, que aunque no son numerosos, siempre hay que tenerlos en cuenta.

Por otro lado, los bonos no se quedan ahí, en el campo de la compra de títulos en mercados oficiales.

Como dije antes con el tema de las acciones, también podremos y comprar bonos y títulos relacionados con mismos en mercados tan especializados como los futuros y los CFDs, siendo los futuros de Renta Fija unos de los mas populares del mundo.

Un broker donde podemos hacer trading de CFDs de bonos es Admiral Markets.

7. Depósitos a plazo

Invertir en depósitos seria un apartado de las inversiones en títulos de Renta Fija.

En este caso hago mención aparte porque se trata de una de las maneras más clásicas y usadas de poner el dinero ahorrado en el mundo.

Esta es una de las maneras de invertir más seguras y al mismo tiempo menos rentables que hay, cosa que como ya he comentado suele llevar a la otra.

Estos títulos los ofrecen todos los bancos del mundo y suelen ser comprados por todos aquellos que tienen cuentas en los mismos y unos pequeños ahorros, con lo que reciben un cierto dinero por tener el dinero en ese banco.

8. Invertir en petróleoinversion en petroleo

La inversión en petróleo es otra de las más populares que hay pues hay que reconocer que esta materia prima es probablemente la más importante en nuestras sociedades actuales.

Sin embargo, al contrario que con el oro, no podemos pensar en ir por ahí y comprar barriles o galones para acumularlos en nuestro garaje en casa.

Eso simplemente, no tiene mucho sentido económico desde un punto de vista inversor.

Por lo tanto, la manera más típica de invertir en este mercado conocido por el oro negro, es mediante la compra de acciones relacionadas con el mismo, tales como Exxon, BP, Repsol o YPF.

Con la compra de las mismas normalmente ganaremos dinero tanto en dividendos como en capital cuando el petróleo suba y perderemos cuando el mismo baje. Y digo normalmente porque esto no se da siempre y para todos los casos, pues puede producirse que el petróleo baje y que alguna de estas acciones suba, aunque lo normal será lo primero.

Otras opciones de negociar con petróleo son, nuevamente, con los brokers de futuros y CFDs, con los que podremos intercambiar títulos relacionados al precio del petróleo tanto al contado como en el futuro, y usando apalancamiento.

Como siempre, y en este último caso, haríamos bien en estudiar esos mercados de futuros y CFDs antes de embarcarnos en los mismos.

Al igual que con el oro, el precio del petróleo internacional es uno de los más seguidos e importantes del mundo financiero mundial.

Puedes ver los mejores brokers de petróleo del mundo aquí.

9. Invertir en opciones binarias

Esta es una de las opciones de inversión más novedosas de los últimos años, la cual ha tenido un crecimiento espectacular, con cientos de miles y millones de clientes negociando en las mismas.

Opciones binarias tras la ESMA

Sin embargo, estos instrumentos han recibido un varapalo considerable en el año 2018 con la nueva normativa ESMA de la Unión Europea que ha cambiado el panorama de trading en Europa.

Con esta normativa no solo se ha reducido el apalancamiento del Forex y los CFDs, sino que se ha prohibido la negociación con opciones binarias en Europa, con lo que los brokers de la región han tenido que dejar de ofrecer estos productos. Esto ha supuesto un palo bastante grande para la industria en Chipre, la cuna de las opciones binarias en el mundo y auténtico Sillicon Valley de la industria.

Los brokers de opciones binarias han quedado reducio a unos pocos en el mundo, y parece que es probable que terminen por desaparecer.

Las opciones binarias siguen siendo legales fuera de Europa en muchas jurisdicciones y hay traders europeos a los que no les importa abrir cuentas en esos brokers.

Con las opciones binarias podremos comprar y vender títulos relacionados con los principales activos que negocian en los mercados bursátiles y de derivados mundiales, tales como los índices, las acciones principales, el oro, las divisas, etcétera.

Las mismas funcionan de manera muy sencilla, ya que suelen ofrecer dos únicas posibilidades: o que el activo baja o sube a una fecha determinada.

No obstante, aunque esto sea sencillo, ganar en las mismas no lo es tanto, al menos no a largo plazo.

Cierto es que podremos triplicar y cuadruplicar nuestro dinero en pocos días, pero también podremos perder el 90 o 100%, y lo más importante: muy difícil ganar a largo plazo.

Por lo tanto si quieres intentar negociar en estos mercados tendrás que informarte mucho y estudiar cómo funcionan las cotizaciones de los diferentes activos, cuales son los movimientos que has de esperar en un día, etcétera.

Es decir, que deberás armarte con todas las armas posibles antes de entrar en un mercado que es muy complicado de batir de manera constante.

Advertidos quedan.

10. Invertir en arte

invertir en cuadros¿Quién sabe si esa escultura de hoy será un clásico mañana?

La verdad que podríamos decir que invertir es un arte, e incluso invertir en arte requiere de un amplio conocimiento sobre el mismo para poder sacar beneficio alguno.

De hecho, es uno de los nichos de inversión donde el conocimiento y know-how que se tiene del mismo juega un papel más fuerte, pues no es lo mismo un experto sobre cuadros que alguien que no tiene mucha idea de las tendencias o historia de la pintura. El segundo tiene mayor probabilidad de ser estafado que el primero.

En este mercado del arte podríamos considerar las inversiones en pinturas, esculturas, libros, sellos, monedas y cualquier obra de arte o histórica que se considere que pueda tener un valor, que normalmente aumenta con el tiempo.

Este es un campo que presenta muchas oportunidades, pues el mismo nos da la posibilidad de comprar cosas de artistas que hoy en día no sean demasiado populares con la esperanza de que algún día aumenten su fama y poder vender esas obras por un beneficio enorme. Aunque dar con estos casos sea muy difícil. Ahora bien, en caso de dar con uno, los beneficios pueden ser estratosféricos.

Ejemplos muy típicos de esto son las inversiones en comprar sellos históricos, los cuales van aumentando de valor con el tiempo, pues no solo van reflejando el efecto de la inflación sino el mayor interés histórico en los mismos a medida que pasan los años.

Comprar este tipo de objetos suele ser sencillo, pero como dije antes no estamos exentos de ser engañados, sobre todo si no somos expertos en el tema.

Por otra parte, al igual que con el oro, este tipo de inversiones no dan rentas de ningún tipo siendo parte de esas a las que podríamos considerar inversiones de capital, es decir en las que esperamos ganar con el aumento del capital correspondiente.

Asi mismo se requiere de un mantenimiento constante y bastante costoso en algunos casos, sin que podamos obviar el riesgo que existe por destrucción y o posible hurto.

Sin lugar a dudas, es una opción ideal si tienes una afición particular sobre algo, pero aquí, más que en dinero estarías ganando en satisfacción personal.

En otro caso, la veo más recomendable para aquellos que tienen bastante capital y que quieren tener una cartera de inversiones más diversificada, que incluya buena parte de las opciones posibles.

11. Invertir en un negocio o empresa

Esta es, quizá, la manera más típica de invertir nuestro dinero, pues con ella estaremos creando nuestra propia empresa y podremos sacar un rendimiento futuro no solo del capital sino de nuestro trabajo en la misma.

Esto incluye cualquier tipo de empresa, ya sea que decidimos abrir un taller, una panadería, una tienda, un bar, un negocio de reparación de ordenadores, dar asesoría contable o clases de cualquier tipo.

Este es el tipo de inversión que realizan los denominados autónomos, los cuales con una idea y muchas ganas se lanzan a un mercado para intentar rentabilizar la anterior.

Como ya deben saber este puede ser un campo muy satisfactorio dando la posibilidad de escapar a estar recibiendo ordenes de otros, pero también muy duro, pues la cantidad de empresas arruinadas siempre es muy grande, además del hecho de que los que trabajan en sus propias empresas acaban trabajando muchas más horas que si lo hicieran por cuenta ajena en la mayoría de los casos.

Una de las claves para el triunfo en el negocio es haber tenido un buen ojo sobre el momento y el mercado en el que invertir, además de tener habilidades relacionadas con el mismo; por ejemplo, si eres bueno reparando motores lo lógico y mas fácil es que abras un taller de reparación y no una tienda de flores.

Por otro lado,  una de las alternativas más conocidas de los últimos tiempos es la de abrir franquicias de otras empresas con lo que nos ahorraríamos muchos dolores de cabeza iniciales en cuanto a la puesta en marcha del negocio pero tendríamos que pagar a largo plazo con el pago de la cuota de franquiciador, que en algunos casos suele ser bastante elevada.

12. Prestamos entre personas

Prestar no ha sido siempre la manera más popular de invertir, pero ha sido una de las más efectivas. Después de todo el mundo corporativo está regido por organizaciones financieras

En los últimos tiempos ha surgido con fuerza el mercado de crédito interpersonal, unido quizá al boom de las nuevas tecnologías, tales como Uber, Transferwise y aplicaciones similares que permiten que la gente se conecte directamente a la hora de realizar servicios.

De esta manera, los costes de intermediación se reducen de manera dramática, con lo que las personas podemos esperar encontrar un taxi, una transferencia internacional o un préstamo personal por la mitad de precio de antes.

En este caso lo más popular son los prestamos entre particulares, conocidos como peer to peer lending en ingles, sin tener que pasar por el banco.

El sistema es bastante sencillo.

Simplemente abrimos una cuenta en la aplicación web que permite estas transacciones y nos ponemos en contacto con gente interesada en pedir prestado nuestro dinero.

Como en todo negocio que tenga prestamos de por medio, esperaremos recibir unos intereses que será lo que el inversor en estos mercados espere ganar.

La ventaja de esto es que los inversores podrán obtener un buen rendimiento por su dinero, probablemente mejor que en títulos de renta fija y depósitos y los prestatarios podrán obtener préstamos más baratos que si los hicieran con el banco o con entidades financieras especializadas.

Por ejemplo, imaginemos que queremos 1.000 dólares para una compra urgente.

Si vamos a un agente financiero especialista bien nos podrían cobrar un 20% de intereses a un año.

Sin embargo, si acudimos al peer to peer, posiblemente podremos conseguir ese préstamos por un 10 o 12%, con lo que vemos que nos ahorramos mucho.

Desde el punto de vista del inversor también vemos el beneficio, pues sacando un 10% por préstamo, estamos haciendo un buen beneficio.

No obstante, si contamos con que habrán impagos, pongamos 1 entre 20, al final tendremos un beneficio de aproximadamente el 5%, que sin ser una cosa del otro mundo si que es mejor que el de la gran mayoría de depósitos a plazos actuales que apenas rentan el 1.

13. Invertir en Materias primas

inversion materias primasLa inversión en materias primas es bastante popular, sobre todo la relacionada con las ya comentadas del oro y el petróleo, aunque hay otros mercados interesantes en este sector, tales como: el paladio, la plata, cobre, trigo, café, cacao, etcétera.

En la mayoría de estas materias primas podremos negociar los futuros pertinentes en los mercados mundiales, pero por el hecho de que son instrumentos apalancados fuertemente, y con altos gastos de financiación no son recomendables para pequeños inversores ni para invertir a largo plazo respectivamente.

La mejor manera de invertir a largo plazo en materias primas es mediante la compra de acciones del sector y mantenerlas.

La mejor manera de hacer trading para los traders minoristas con carteras pequeñas es mediante CFDs, cuyos contratos son al menos 10 veces menores de tamaño que los del mercado de futuros, o incluso más, dependiendo del activo.

Veamos algunos de ellos:

Invertir en cobre

Mucha gente sigue el precio del mercado del cobre y la inversión en dicho metal es una de las favoritas de muchos traders e inversores del mercado.

La manera principal de invertir en cobre es el uso del mercado de futuros del CBOT, pero yo diría que por la complejidad del mismo sería mejor usar otro tipo de inversión, como puede ser la de comprar acciones directamente relacionadas con el sector y mantener las inversiones a largo plazo.

Otra manerra que podríamos intentar para invertir en cobre es intentar abrir algún negocio relacionado con la materia prima, pero ello no es tan fácil, obviamente.

El precio del cobre suele subir mucho cuando hay grandes expansiones industriales en el mundo, como la de los años 2000, con China a la cabeza que quintuplicó su consumo en cobre en cosa de pocos años.

Invertir en plata

La inversión en plata es muy parecida a la del oro en todos los sentidos, desde los futuros, hasta los CFDs, o hasta la inversión en acciones mineras.

Depende de lo que quieras hacer una elección será mejor que otra.

El precio de la plata, al igual que el del oro, subirá de manera dramática en periodos de inflación fuerte o cuando haya gran inestabilidad política o financiera, e incluso hay quienes dicen que eventualmente las divisas mundiales se irán a cero mientras el oro y la plata se irán al “infinito”.

Invertir en trigo

El trigo es uno de los principales granos del mundo, y junto con el maíz, el arroz y la soja, suponen buena parte de la producción mundial de carbohidratos básicos para la alimentación.

Por tanto, hay gente que se interesa en invertir en trigo o en otro de esos mercados.

Al igual que en el caso del cobre o las demás materias primas habrá las típicas maneras en las que podremos acometer dicha inversión: futuros, CFDs, acciones, ETFs, compra de terrenos para plantar.

Podemos esperar grandes retornos de las inversiones con trigo siempre que haya crisis inflacionarias, guerras, o incrementos de demanda brutales.

Con saber las nociones de estos mercados ya tendremos las suficientes para entender el resto de mercados de materias primas.

14. Invertir en futuros

Esta es una de las modalidades favoritas de los traders del mundo que siempre han visto en el trading de futuros una de las posibilidades de llegar a ser grandes maestros del mundo de la inversión y vivir del trading. Esto se dió, y da, sobre todo en los Estados Unidos, la meca de los futuros mundiales, donde están la gran mayoría de los principales contratos de futuros del mundo, como los e-Mini, los de materias primas o los bonos americanos, así como los principales brokers de futuros del mundo.

Otros mercados de futuros importantes los tenemos en Alemania con los bonos nacionales y el DAX y que son muy populares entre los aspirantes a day traders en el mundo.

Como no podemos encontrar mercados de futuros avanzados en: Francia, Reino Unido, Japón, Corea del Sur, Australia, Canadá, Singapúr, e incluso España o Rusia.

Como ya he comentado antes, el tema de invertir en futuros no es tan fácil como parece y es un mundo extremadamente complejo que tiene unos gastos financieros muy grandes y que además permite grandes apalancamientos, lo que es oportunidad y peligro.

Eso más el hecho de que son contratos muy grandes, algunos por importe de cientos de miles de dólares, hacen de los mismos no demasiado adecuados para pequeños traders que disponen de unos pocos miles de euros o dólares, pero que aún así lo quieren intentar, acabando en la gran mayoría de los casos en desastre, es decir, con la pérdida de la práctica totalidad del dinero.

Este es un mercado que es mejor dejar a los profesionales o cuando al menos hayamos adquirido gran experiencia en el trading.

Otras maneras que se me ocurren para invertir nuestro dinero, y de las que hablare más adelante son: agua, diamantes, energía solar, joyas, startups.